Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

×

Historias de mi Pueblo

Diputación de Málaga

Resultado búsqueda

22 NOV 2016

Conocer el interior a través de los greens

Los campos de golf del interior permiten la convivencia con espacios como el Caminito del Rey o el Torcal

Antequera Golf

Conocer el interior de Málaga a través de la afición al golf es posible. ¿Tienen conexión el Caminito del Rey o el Sitio de los Dólmenes de Antequera con este deporte?

Pues sí, los tres campos de golf del interior se encuentran entre las comarcas de Antequera y el Valle del Guadalhorce, precisamente donde se encuentran estos significativos enclaves turísticos de interior.

Alhaurín Golf y Lauro Golf, enclavados en los dos alhaurines (el Grande y el de la Torre, respectivamente), guardan cercanía con el Caminito del Rey, situado entre los municipios de Álora, Antequera, Ardales y Valle de Abdalajís. El Valle del Guadalhorce cuenta con esta posibilidad de alternar el golf y el contacto con la naturaleza más pura.

No sólo desplazándose hasta el Caminito se puede establecer esta conexión con la vegetación y el sabor de interior, sino disfrutando del bosque mediterráneo que de forma natural crece en torno a los greens, o sumergiéndose en el precioso y coqueto casco antiguo de Alhaurín el Grande.

Igual ocurre con otro de los tesoros geológicos de la provincia de Málaga: el recientemente catalogado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO ‘Sitio de los Dólmenes’, que engloba El Torcal, la Peña de los Enamorados y los propios Dólmenes de Menga, Viera y El Romeral.

En las estribaciones de El Torcal se halla Antequera Golf, otra oportunidad de probar este deporte en el interior, sin la habitual inmediatez azul del Mediterráneo. Aquí, el territorio es montaña, verde e interior. ¡Ah! Y a un tiro de piedra de la monumental ciudad de Antequera, que espera al visitante y al jugador de golf para encandilar con su extraordinario patrimonio histórico-artístico.

  • Facebook
  • Twitter
  • Enviar por correo
 1 NOV 2016

La memoria agradecida de los pueblos

Los días de Todos los Santos y de Difuntos obran la paradoja de hacer renacer los bellos camposantos con el colorido de las flores

Sayalonga

La celebración de la Fiesta de Todos los Santos, el 1 de noviembre, y la de los Fieles Difuntos el día 2 obran el milagro de llenar de vida los cementerios –qué paradoja-, gracias a la memoria agradecida de los vecinos que recuerdan de forma especial a familiares y amigos. Entre el olor a flores frescas, hay que saber buscar la belleza arquitectónica en el silencio de estos sitios mágicos y trascendentes.

Hay pueblos que cuentan con cementerios únicos, como el caso del de Sayalonga, con su camposanto de planta octogonal, de fábrica decimonónica y una singular leyenda en torno a su discurso masónico.

Pero también los de Casabermeja y Benadalid son muy especiales: el primero fue declarado en 1980 monumento nacional y en 2006 Bien de Interés Cultural, y en su corazón en fechas de difuntos se puede asistir a recitales poéticos y visitas guiadas. En Benadalid, por su parte, se da la circunstancia de que sus vecinos entierran a sus familiares en un recinto fortificado, ya que su castillo, original del siglo II y con reformas en época árabe, es desde el siglo XIX el camposanto del municipio.

Y también merece la pena ir al cementerio de Frigiliana, de 1791, ejemplo de armonía urbanística con su maravilloso casco urbano. Por no hablar de las dos citas ineludibles de la capital malagueña: el de San Miguel (1810) y el Cementerio Inglés (1831). Momentos para meditar sobre la vida y la muerte, en medio de las muestras de cariño de familiares y amigos; de la memoria agradecida de los pueblos.

  • Facebook
  • Twitter
  • Enviar por correo
Marzo 2019
LMMJVSD
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

¡Envíanos tu historia!

Queremos saber lo que pasa a tu alrededor

Participa