Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

×

Presentación de 'El amor es un microbio'

Diputación de Málaga
Noticias

Presentación de 'El amor es un microbio'

Azimut edita un volumen sobre textos de Enrique Jardiel Poncela, publicados en la revista 'Buen Humor' en la segunda mitad de los años veinte

El sello malagueño Ediciones Azimut ha cumplido hace poco los dos años de vida y uno de sus últimos lanzamientos es 'El amor es un microbio, sobre textos de Enrique Jardiel Poncela', publicados en la revista 'Buen Humor' en la segunda mitad de los años veinte, cuando la Generación del 27 estaba en plena floración, seleccionados por su nieto Enrique Gallud Jardiel y nunca antes reunidos en libro.

El acto tiene lugar en La Casa del Libro (Calle Nueva, Málaga) el sábado 11 de febrero a las 19:00 horas 

Afirmar que Enrique Jardiel Poncela es un autor de vanguardias es algo tan obvio como leer esta metáfora, perteneciente a ¡Espérame en Siberia, vida mía!: “Se acomodaron al aire libre, bajo un cielo que goteaba estrellas”. Sin embargo, como todos sabemos, las vanguardias se propusieron retorcer el cuello al cisne modernista, siendo así que, según denunció César Vallejo, autor también de la imagen del cisne cuelliretorcido, a base de preocuparse por construir una estética antiéstetica, desembocaron en una preocupación excesiva por la forma sin contenido: antiforma, pero forma.

Así afirma el escritor Francisco Javier Rodríguez Barranco, que prosigue que ése no es el caso de Jardiel, todas y cada una de cuyas palabras son pinceladas del alma humana. Por ello ofrecemos al lector El amor es un microbio, un conjunto de piezas breves de teatro, aforismos, poemas, artículos y cuentos publicados en la revista Buen Humor, entre 1923 y 1929, todos ellos acerca de las travesuras del diosecillo ciego.

Manifestaba nuestro autor en la semblanza que hizo de sí mismo en  Amor se escribe sin hache que “publicar y cobrar los versos sinceros es tan sucio como comentar la belleza de la mujer que perfuma con sus cabellos nuestra almohada”; y tan insincero fue, que lo hizo hasta consigo mismo, puesto que nos hallamos ante uno de los escritores más románticos y con más calor humano que ha conocido la historia de la literatura universal, que se valió, eso sí, de uno de los recursos más afilados: el humor.

Ver más