Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

×

Cuento y leyenda en Salares

Diputación de Málaga

Cuento y leyenda en Salares

Su nombre pudo tener origen de los supuestos yacimientos de sal que existieron en época romana, lugar conocido en aquellos tiempos como Salaria Bastitanorum.

  • Gentilicio:

Salareños.

  • Leyenda:

La fuente de Albarrá, situada al sur de la población tras la unión de los ríos Salares y Sedella, pronto se transformó en leyenda por la singular característica de que en invierno sus aguas manan calientes y en verano con un frescor estimulante. Esta particularidad hizo concentrar durante el verano a gran parte de los jóvenes que acudían bien a beber sus aguas o a repostar sus cántaros y botijos, lo que propició que se convirtiera en el lugar ideal para iniciar los cortejos.

Entre sus tradiciones se recuerda una de las más ancestrales, que consistía en el sortilegio de la noche de San Juan. La acción requería acudir a las fuentes, especialmente a la de Albarrá ya citada, ríos o arroyos, y antes de que fueran sorprendidos por la salida del sol, lavarse la cara y una vez realizado el rito, las mujeres debían coger una rama de mastranzo planta medicinal y aromática que crece junto a las corrientes de agua y prenderla en su pecho. En consecuencia, el amor y la felicidad estarían protegidos para todo el año. Esta tradición aún sigue siendo practicada por buena parte de la población aficionada a los ritos y costumbres de la mágica noche de San Juan.

Otra tradición se celebra la víspera de Todos los Santos. En Salares se mantiene una costumbre antiquísima llamada del “santo mortero”, noche de espíritus y duendes en la que los niños visitaban las casas de los vecinos pidiendo que los obsequiaran con frutos de la temporada. La recolecta les serviría para reunirse en pandillas y celebrar la jornada comiendo los deliciosos frutos recogidos. Hoy se mantiene la tradición con algunas variantes debidas a las influencias americanas. A pesar de estas modernidades, los niños continúan visitando a sus vecinos, y la noche sigue envuelta en el fuego fatuo de los cementerios y en las leyendas y ritos propios de las historias de las ánimas, ya sean en pena o en el reposo final.

 

Crónicas y leyendas
CP 29714