Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

×

Cuento y leyenda de Cómpeta

Diputación de Málaga

Cuento y leyenda de Cómpeta

El origen de su nombre nos hace suponer que se debe a la castellanización del vocablo latino “compita” que significa encrucijada de caminos.

  • Gentilicio:

Competeños.

  • Personajes destacados:

Plácido Ávila Reina. Nació en Cómpeta el día 24 denoviembre de .1872. Fue discípulo y más tarde amigo de Mariano Benlliure. Hizo varias imágenes de Cristo Crucificado y Yacente. Y llegó a ser catedrático de Dibujo en el Instituto de Enseñanza Media de Ávila.

Aurelio Cabra Fernández. Nació en Cómpeta el 16 de enero de 1.915. Fue profesor de Química Orgánica en la Facultad de la Universidad Complutense de Madrid. En 1942 ingresó por oposición como Químico en CAMPSA. Y trabajó en el Instituto Forestal dependiente del Ministerio de Agricultura.

Pantaleón Romero Ruíz. Nació en Cómpeta el 28 de febrero de 1855. Fue nombrado Capitán del Clero Castrense por su S.M. la Reina Regente Dª. María Cristina. Fue Capellán del Batallón de Cazadores de Tarifa en la Isla de Cuba. Llegó a Teniente Vicario General Castrense muriendo en Madrid en 1934 y reposando sus restos en la Sacramental de San Isidro.

  • Leyenda:

Cuenta la leyenda que por abril de 1.569, llegó un morisco camino de Canillas de Aceituno, a rescatar a su mujer, esclava de un cristiano viejo. En Cómpeta informó del éxito del levantamiento en las Alpujarras y de la ayuda que esperaban del exterior, se levantaron en rebelión animados por el competeño Martín Alguacil, a los que se le unieron los moriscos de la sierra de Bentomiz. Aparentemente, Martin Alguacil manifestaba ser leal a la corona y excelente converso, por lo que gozaba de buena reputación ante las autoridades de Vélez.

Por ello el Corregidor Arévalo de Zuazo le mandó llamar para pedirle mantuviera en calma a los pueblos de Bentomiz. Pero aquél, pensando que era para prenderle y luego matarle, se negó a ir. Reunió en la Plaza de Cómpeta a los sublevados de la Sierra de Bentomiz y les animó a luchar con una emocionante arenga en torno a la libertad y al amor a la tierra. Animados por ella, nombraron soberano de Bentomiz, a Martín Alguacil.

Había en Cómpeta por esas fechas 143 vecinos moriscos (unos 572 habitantes) y 3 cristianos viejos. Estos últimos se habían refugiado en la torre de la Iglesia al ver entrar en el pueblo a gente forastera armada. Martin Alguacil hizo desfilar a la gente ante la torre varias veces seguidas a cada uno, pero con ropas y armas diferentes cada vez, a fin de hacer creer a los refugiados que el número de los sublevados era muy superior al real.

 

Crónicas y leyendas
CP 29754