Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

×

Cuento y leyenda de Alfarnate

Diputación de Málaga

Cuento y leyenda de Alfarnate

El nombre de Alfarnate procede de la palabra árabe“al-farnat” que significa molino de harina.

  • Gentilicio:

Alfarnateños.

  • Apodo:

palancos.

  • curiosidades:

Una de las curiosidades de esta localidad es la tradición que, en torno a la mágica noche de San Juan llevaban a cabo las parejas de enamorados. Consistíaen arrancar dos hojas de higuera – una con péndulo o rabillo como símbolo del hombre y otra sin él en representación de la mujer - que dejaban al sereno toda la noche en algún lugar del campo. Si al amanecer las  hojas que habían sido colocadas enfrentadas y unidas  por el péndulo, aparecían tiesas, es que la pareja que las había colocado se amaban pero si no lo estaban,había que interpretarlo como falta de amor. A raíz de  las escapadas nocturnas para llevar a efecto este rito relacionado con el amor, hay un refrán en el pueblo que dice así: “la que en junio san juanea, en marzo marcea”;esto es, la que por San Juan (junio) sale de noche al campo con el novio, para marzo trae familia.

  • Leyenda:

Las leyendas más significativas están relacionadas con el fenómeno del bandolerismo. Entre una de las muchas habladurías o leyendas que tienen como  protagonistas a los bandoleros que transitaban la zona  y se refugiaban en los alrededores de Alfarnate, secuenta que José Mª El Tempranillo, uno de los más  conocidos bandoleros de la época, en alguna de susparadas en la Venta de Alfarnate, se acercó a la mesa  donde comían tranquilamente unos lugareños, todos  de la misma olla, y les solicitó poder compartir la comida para saciar su hambre, comiendo con ellos  en su misma olla, a lo que los lugareños respondieron que no, con la excusa de no disponer en ese momentode ninguna cuchara para prestarle.

El Tempranillo, que no consideró esa excusa de su agrado, sacó un trozo de pan duro de su bolsa y quitándole la migale dio forma de cuchara. Resuelto el único impedimento,se dispuso a comer con ellos. Una vez vacía la olla, ElTempranillo dijo: ya que hemos terminado con la comida de la olla, ahora comámonos las cucharas.

Él se comió rápidamente su cuchara de pan y obligó  a aquellos hombres a dar bocados a las suya que  presumimos serían de madera.

En la época en la que el bandolerismo alcanzó su mayor  auge, fue prendido en la venta el famoso caballista  llamado El Rojo, uno de los siete niños de Écija y compañero por tanto de El Tragabuches, el bandolero torero de Ronda. Y se cuenta que en la soledad del calabozo, mientras esperaba ser trasladado a prisión, El Rojo se lamentaba con este fandango: Una mujer fuela causa de mi perdición primera, que no hay perdición de hombres que por mujeres no venga.

La Venta de Alfarnate, que data de 1690, por su situación  estratégica de paso entre el interior y la costa, erael lugar donde se hacía cambio de caballería, lo que propició que sirviera de refugio para los bandoleros.

Se sabe que en una habitación que tenía acondicionada como calabozo, pasó una noche el bandido Luis  Candelas, como lo confirma una inscripción que hayen ella. Otro conocido bandolero llamado El Bizco de El Borge fue asiduo visitante cuando acudía a encontrarse  con su amante, mujer, para más dato, casada.

 

Crónicas y leyendas
CP 29194