Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

×

¡Qué grande es el mundo!

Diputación de Málaga

¡Qué grande es el mundo!

Hasta hace poco tiempo, las gentes de los pueblos no solían salir de sus localidades a no ser que tuvieran que hacerlo para buscarse la vida y emigrar a otros lares. Pocos o ningunos eran los que se permitían viajar por motivos de placer, es decir, el turismo no había llegado a nuestras latitudes. Las salidas de las gentes de los pueblos se circunscribían a la campaña de la aceituna, la uva etc. a localidades cercanas o salir por ser llamado a filas. Eran muchas las personas que no conocían que había más allá de los límites de su pueblo, ni físicamente ni por medios de comunicación, dado que entonces no existían televisiones que nos ilustraran con bonitos documentales.

Un joven marchó de Alfarnate a realizar el servicio militar a Granada, por lo que en meses posteriores, cada vez que iba o venía, se tenía que trasladar a pie a la estación de tren que estaba en el pueblo de Loja. En ese trasiego de ir y venir, el joven conoció a una joven de Loja y poco después de terminar el servicio Militar se decidieron casarse.

La boda se celebró en Loja y los familiares del joven se trasladaron a dicha localidad. Como no habían otros medios, los familiares se trasladaron encima de caballerías o simplemente andando. La madre nunca había salido del pueblo y cuando llevaba más de una hora andando y había perdido el pueblo de vista, hizo un comentario que causó hilaridad, ella comentó: “Chiquillo, tú tas dao cuenta lo grande es er mundo”
 

Crónicas y leyendas