Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.
 
×

Historia de Pujerra

Diputación de Málaga

Historia de Pujerra

De la historia del municipio poco se sabe, por lo que es de suponer que corriera igual o parecida suerte a la de sus pueblos vecinos. De hecho, la mejor información disponible es aquella que pertenece a la tradición oral de los vecinos. Asî se afirma que en este entorno el rey visigodo Wamba tuvo posesiones. Lo que sî parece evidente, al igual que en los pueblos próximos, es el origen árabe del núcleo urbano, ya que mantiene patrones muy similares.

En cualquier caso, los historiadores sitúan el nacimiento del pueblo en el siglo segundo, por las inscripciones que figuran en algunas de las fachadas de sus casas, en las que se ven incrustados unos ladrillos con el monograma Cristo, compuesto por las letras griegas de las iniciales del nombre Yesous Christos, que eran las que marcaban las sepulturas de los cristianos en esa êpoca.

Siglos más tarde, Pujerra tambiên sufrió los acontecimientos provocados por la rebelión de los moriscos a causa del incumplimiento de las promesas que le fueron hechas por sucesivos reyes españoles tras el final de la guerra entre árabes y cristianos.

En el archivo municipal existen documentos de los siglos diecisêis, diecisiete y dieciocho que aportan datos sobre lo que afectó a la villa la situaciones de conflictos creada entre la población morisca y los cristianos viejos, relacionados con las expulsiones y los nuevos asentamientos.

Urbanîsticamente se puede decir que hay dos Pujerras: la vieja, con fuertes pendientes de hasta el 45 por cien; y la nueva, en torno a una carretera que es finalista. La primera se conserva tal y como siempre fue. La segunda traslada los modelos arquitectónicos más modernos, aprovechando más el suelo (tres o cuatro plantas) en perjuicio de la estêtica rural. Es por ello que la primera es la que ofrece más atractivos al visitante, y es la zona a partir de la iglesia del Espîritu Santo, edificio con armadura mudêjar, que abre paso a una de las plazas más coquetas de le Serranîa de Ronda. Las calles que descienden al valle son estrechas, quebradizas y están empedradas. Las casas, de mamposterîa con teja árabe, son de una o dos plantas. En algunas de ellas, como antes decîamos, encontramos, en la fachada, incrustadas las iniciales de Yesous Christos.

La proximidad a la Costa favorece las posibilidades de trabajo pero sin perder el contacto directo con los sentimientos nativos de este pueblo del Genal. De todos modos el sistema de vida es complejo ya que tan sólo el 28 por cien de su territorio es productivo, dedicado al cultivo (apenas 97 hectáreas) y unas 610 hectáreas de masa forestal. El resto es improductivo. La ganaderîa tampoco es relevante con apenas unas 300 cabezas de caprino deambulando por la Sierra Bermeja.