Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.
 
×

Historia de Humilladero

Diputación de Málaga

Historia de Humilladero

Respecto al origen del pueblo existen datos fiables que lo remontan al año 1618, fecha que aparece como la de su fundación en la inscripción que sirve de base a la Cruz del Humilladero que se encuentra en la entrada de la localidad. Otros datos, sin embargo, admiten que la fundación se remonta al siglo quince.

Existe una leyenda que cuenta que en el lugar donde aún se erige la cruz se detuvieron los Reyes Católicos para orar en su camino a la conquista de Granada. Sobre esta misma êpoca datan algunos investigadores su origen al construirse, alrededor de la finca "El Convento", las casas que albergaron a los primeros habitantes de Humilladero.

Debe su nombre, y en ello parecen coincidir los historiadores que se han ocupado de la conquista de Antequera, al juramento del Infante don Fernando que se "humilló" ante la espada de San Fernando que portaba Per Afán de Ribera, el cual venîa al mando de las tropas que procedîan de Sevilla y que se unieron al Infante en las cercanîas de Antequera, justo en el lugar que hoy ocupa el núcleo urbano. Don Fernando, llamado más tarde "El de Antequera", se arrodilló y besó la espada jurando no guardarla hasta no haber conquistado Antequera. Tras êl, los restantes caballeros, "humillados" de rodillas en tierra, hicieron el mismo juramento. Posteriormente, una cruz señaló el lugar en el que el Infante don Fernando recibiera la espada.

Los caserones que existen en el municipio están muy aislados, dado el origen noble de los mismos, ya que fueron esos nobles antequeranos los propietarios de las tierras. En cuanto al pueblo en sî la arquitectura que prevalece es la de la cal y el cemento con apenas quiebros en el trazado urbano.

Su economîa está basada en la industria, con un polîgono de relevancia para la zona, asî como en la actividad ganadera y forestal. De este pueblo se dice que está socialmente vinculado a la Sierra Sur de Sevilla, porque en êl predominan los jornaleros sobre los campesinos. De todos modos, no es importante su agricultura lo que ha propiciado alternativas más industriales como la textil, aceiteras, carpinterîa e incluso producción de mobiliario urbano en hierro.