Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

×

Historia de Cútar

Diputación de Málaga

Historia de Cútar

El nombre de Cútar parece ser que procede del vocablo árabe Cautzar, que significa "fuente del paraíso".

En el término municipal se han encontrado restos arqueológicos que evidencian que allí hubo asentamientos humanos desde fines del neolítico hasta comienzos del Bronce. Como núcleo urbano nace al calor de una fortaleza árabe, ya desaparecida. El único vestigio que queda de su pasado musulmán lo encontramos en la pequeña construcción que protege la fuente de Aina Alcaria. Muchos investigadores ven en Cútar el escenario donde tuvo lugar la Batalla de la Axarquía, en la que los cristianos sufrieron un gran descalabro.

De esa época queda la "Leyenda del Ave de la Muerte". La tradición oral cuenta que en los campos del entorno se producían extrañas muertes y que fue un cazador quien desveló el misterio. Una noche el cazador se vio sorprendido por una aparición en forma de ave que se convirtió en mujer, quién se llevó al cazador a un palacio de cristal situado en una cueva en lo más profundo de una cañada. Una vez en el interior, el cazador descubrió en una habitación los cuerpos de los desaparecidos en extrañas circunstancias. Para salir de allí, le dijo a la mujer que quería ver las estrellas; fuera esgrimió su daga como si fuera una cruz y así salió vivo de su aventura.

En el término de Cútar encontramos tres zonas perfectamente diferenciadas. Y es que la geografía de su estilizado término ha hecho posible que la población se reparta entre los tres. Son los Montes de Málaga y el río de la Cueva, los que han propiciado esta situación. Así, en la parte Norte del término municipal tenemos la Loma de León y la Peña de Hierro, zona en donde se dedican casi exclusivamente a la agricultura (cereales, olivos y almendros); pero también a la artesanía más pura y rústica, como los trabajos en esparto. Esta es la zona más añeja de Cútar; y es que la impresionante Peña del Hierro se divisa desde muchos kilómetros. En ella es donde se encuentran los restos arqueológicos de la Prehistoria. Conforme bajamos el curso del río, encontramos un segundo hábitat, ocupado por los núcleos de La Zubia, Salto del Negro y La Molina. Aquí, en la ribera del río, se cultivan tropicales, cítricos y verduras, aunque se siguen haciendo cosas tan tradicionales como los roscos de anís y las tortas de almendras. Y el núcleo central que es el propio Cútar la economía se basa, fundamentalmente, en la pasa y en algunas plantaciones tropicales.