Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

×

Historia de Benahavís

Diputación de Málaga

Historia de Benahavís

El nacimiento del núcleo urbano se fecha a finales del siglo undécimo, cuando los árabes fundaron el pueblo alrededor de las fortificaciones que se construyeron para defender el flanco de levante del castillo árabe de Montemayor. De esta época también eran las torres construidas para defender la zona: la de la Reina, la de la Leonera y Daidín.

Estas fortificaciones tuvieron un importante protagonismo, por su capital valor estratégico, en las batallas sostenidas entre los distintos reinos de Taifas de Al-Ándalus, ya que desde sus muros se divisan más de cien kilómetros de costa española y toda África.

La época cristiana comienza en enero de 1485, fecha en la que los Reyes Católicos entran en Marbella y reciben de Mohammed Abunefa las llaves de la ciudad.

Benahavís se independiza de Marbella en 1572, fecha en la que el rey Felipe Segundo le otorga la "Carta Puebla". Ya en fechas más recientes, cabe señalar que El Castillo de Montemayor y Benahavís volvieron a alcanzar un importante protagonismo en la provincia de Málaga durante la invasión francesa.

Hoy en día Benahavís es un pueblo típico andaluz que aún conserva en el trazado de sus calles y monumentos la huella de un rico pasado.

Pero Benahavís también cuenta con paisajes que merece la pena contemplar, como "Las Angosturas", un cañón estrecho por el que discurre el río Guadalmina. Y en torno a ella, las leyendas. Cuenta una de ellas que una novia fue a bañarse en una charca en la que había fuertes remolinos y que su novio fue a salvarla. Ambos fueron tragados por las aguas. Hoy en día se conoce el lugar como "El Charco de los Novios" o "El Charco de las mozas".

Junto con las leyendas, también están las historias. Quizá la más curiosa es un contencioso que surgió al reclamar unas minas de grafito descubiertas por los árabes y que, en el siglo diecinueve, eran explotadas por unos vecinos llamados González, a los que se les apodaban "los moros". Nobles y burgueses de la época intentaron apropiarse de ellas expropiándoselas, a lo que la Justicia de Benahavís se negó alegando que desde tiempo inmemoriable eran de los moros y éstos "no vacilarían en sacrificar al que osase trabajar en ellas". "Los Moros", que se creyeron estos calificativos, amenazaron a los que intentaban quedarse con la mina, amenazas que sólo sirvieron para que, al final, el Estado expropiase el yacimiento.

La economía del municipio se basa, fundamentalmente, en el turismo, gracias a su proximidad a Marbella y a su excelente gastronomía, sin olvidarnos de los numerosos campos de golf con que cuenta su término municipal. Todo ésto, y como otra gran fuente de riqueza, ha generado una muy importante inversión inmobiliaria.