Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

×

Membrillos en dulce

Diputación de Málaga

Membrillos en dulce

Ingredientes

1 kg. de membrillos
200 gr. azúcar
1 palo de canela
zumo de limón

Preparación

- Una vez lavados y pelados los membrillos, se les quita la parte interior, de forma que no quede ninguna semilla.
- Se cortan en rodajas ni demasiado gruesas ni demasiado finas.
- Se ponen a cocer en una cacerola, cubiertos de agua a la que se ha agregado zumo de limón.
- Cuando estên listos, se sacan los trozos y se escurren. A continuación, se refrescan pasándolos por agua frîa.
- Se colocan de nuevo en la cacerola y se les añade abundante azúcar y agua, asî como unas ramas de canela.
- Se cuecen a fuego lento hasta que el agua se convierta en almîbar.
- Se dejan reposar unas cuantas horas (preferiblemente, toda una noche) y se vuelven a poner un rato al fuego en una cazuela tapada.

Notas históricas

En un recetario árabe del siglo XII y de los árabes aprendió mucho nuestra cocina malagueña), se dice respecto de un plato que lleva membrillo que êste es bueno para los calentamientos, excita las ganas de comer, conserva el estómago y evita que sus vapores se suban a la cabeza.
Los dulces de membrillo se remontan todavîa a mayor antigüedad. Los griegos los vaciaban y los rellenaban de miel y rebozados con una pasta, los cocîan. Los romanos los utilizaban para extraer un aceite que era usado en perfumerîa.
El membrillo se halla muy extendido en Andalucîa aunque, en los tiempos actuales, su popularidad va decayendo. Aparte de sus usos en reposterîa, se usa tambiên como complemento de algunos platos especialmente de aves como el pollo o la perdiz.
Para poder degustarlo con todas sus propiedades, debe recogerse cuando está perfectamente maduro, conservando entonces todo su contenido en azúcar y su pulpa jugosa y refrescante.

Gastronomía > Plato típico