Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.
 
×

Historia de Cuevas Bajas

Diputación de Málaga

Historia de Cuevas Bajas

De Cuevas Bajas podemos decir que tiene antecedentes históricos desde el Paleolîtico (40.000 años antes de Cristo), según se desprende de los instrumentales aparecidos en la Cueva de Belda, lo que indica la existencia de una primitiva población de cazadores. De la Edad de Cobre existe en la comarca una necrópolis de cuevas artificiales catalogada como la más importante de España.

Durante la etapa de dominación romana, en torno al siglo segundo antes de Cristo, próximo a Cuevas Bajas pasaba una de las calzadas romanas que registra el Itinerario de Antonino. Fueron los romanos quienes dedicaron estos terrenos, junto al rîo Singilis (hoy Genil), a los cultivos de la vid, el olivo y el cereal.

En el medievo, Cuevas Bajas y Cuevas Altas fueron denominadas Cuevas de Belda. Y fue esa la êpoca, en el medievo árabe, cuando alcanzaron su mayor esplendor.

Belda, o ambas Cuevas, hoy son las actuales Cuevas Bajas y Cuevas de San Marcos, la cual estaba integrada por dos poblados musulmanes medievales, conquistados por el Alcaide de Antequera, Don Pedro Narváez sobre el año 1426, quien tras desalojar la población (Belda), arrasó ambos pueblos.

Fue a finales del siglo quince, en el territorio de Cuevas Bajas y Cuevas Altas, cuando se produjeron los repartos de tierras. Durante los siglos quince y diecisêis compartieron el apelativo de "Bella" y poco a poco fueron poblándose sus tierras, llegando a tener 1.300 habitantes en 1840 y 2.500 habitantes en 1900, experimentando desde ese momento una gran disminución de la población de la que todavîa no se ha recuperado.

La calle Real es el eje de Cuevas Bajas, atravesando todo el pueblo, y en ella se encuentra desde el Ayuntamiento hasta la parada del autobús, aunque como dice Noel Clarasó, todas las calles de Cuevas Bajas son lo suficientemente largas como para aprender algo de ellas. Fuera del núcleo urbano encontarremos parajes de singular belleza como el llamado "Isla Grande", junto al Genil.