Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.
 
×

Historia de El Burgo

Diputación de Málaga

Historia de El Burgo

El origen del nombre no está muy claro. Algunos creen ver sus raîces en el vocablo griego Purgos, que significa torre. Otros investigadores apuntan a la etimologîa germana de la palabra Barugs; y para otros, el têrmino El Burgo deriva de la palabra árabe El Borch, que equivale tambiên a torre.

Los restos arqueológicos hallados en los alrededores indican que el municipio fue asentamiento de varias culturas, que han ido desde los celtas hasta los árabes y asî hasta la fecha actual. En la êpoca romana Trajano concedió a este pueblo un privilegio imperial al ser paso obligado de las legiones romanas en el camino de Acinipo a Málaga. En cualquier caso, fueron los árabes los que dejaron una huella más profunda.

La ubicación de El Burgo, bordeado en su parte sur por el rîo Turón, hace que su entramado urbanîstico sea peculiar. Las calles son empinadas pero rectas y anchas y casi todas desembocan en una plazoleta. Las casas, habitualmente de dos plantas y muchas de ellas con corral para el ganado, mantienen el espîritu de la êpoca. Las más antiguas están construidas con muros de grandes piedras y barro, con tejado de caña y madera. Paseando por el municipio nos encontraremos con la iglesia de la Encarnación, del siglo diecisêis, y de San Agustîn asî como las ruinas del Convento de las Nieves, de los carmelitas descalzos, que, en otro tiempo, se consideraba el centro espiritual de Andalucîa. Y es que, en lîneas generales, es un pueblo conservador que valora su patrimonio.

Se puede decir que las gentes de este pueblo son ecologistas por naturaleza. Valoran sus ricos bosques de pinsapos, de pinos o de quejigos. Y es que más del 65 por cien de su têrmino municipal son montes, por donde corretean el macho montês, el zorro o la liebre. Además hay cerca de media docena de arroyos que recorren sus tierras, lo que hace que el suelo sea arcilloso y pedregoso. Pero es el rîo Turón la verdadera fuente de vida para sus campos de cereales y olivares, para el ganado ovino y caprino. En êl todavîa se encuentran bastantes barbos y cangrejos.

Actualmente, como ocurre en toda la comarca de la Sierra de las Nieves, empieza a tener peso en la economîa local el turismo de interior, al cual se mima, apostando siempre por un turismo de calidad que sea respetuoso con la Naturaleza. Y es que no debemos olvidar que estamos en una de las pocas "Reserva de la Biosfera" que existen en España.