Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

×

Dolmen el Chopo

Diputación de Málaga

Dolmen el Chopo

El dolmen el Chopo, conocido también por el Sepulcro del Gigante o de la Giganta, recibe su nombre por encontrarse situado en los terrenos del Cortijo El Chopo. Al mismo se llega por la carretera autonómica Ronda-Algodonales, cerca del cruce de Grazalema. El Dolmen del Chopo se halla también en el interior de una finca privada y cerrada, a 1 Km. de dicho cruce. Se encuentra protegido por la valla de la finca, pero es posible acercarse a un par de metros desde el exterior.

Nos encontramos ante un gran dolmen de transición, de largo corredor y cámara alta y poco diferenciada. Los bloques de esta última son de tamaño muy considerable y su aspecto original debió recordar al dolmen de Menga, aunque sus dimensiones son más reducidas. El túmulo ha desaparecido por completo y muchos de los ortostatos se encuentran fragmentados. Como en Buendía o Gorafe, el dolmen se encuentra sobre una pequeña meseta, pero muy cerca del precipicio que desciende abruptamente hacia el valle colindante. Podemos imaginar el poblado, situado junto al río, muchos metros más abajo.

Las tumbas se situaban sobre las laderas del valle, en lugares donde se harían inmediatamente visibles para cualquier visitante. Esta situación se da en la mayoría de los dólmenes andaluces.

El dolmen es un sepulcro megalítico de galería con planta trapezoidal, que presenta los laterales rectilíneos (algo curvados en la zona de la entrada y convergentes hacia ésta) con 10 ortostatos (un ortostato es un bloque o losa vertical, adornada o no, que forma la hilada inferior de un muro) cada lateral y cabecera rectilínea con un ortostato perpendicular situado detrás de los laterales. Las dimensiones del sepulcro son: anchura máxima 1'2 m. (cabecera); anchura mínima 0'60 m. (entrada); longitud total 8'50 m.; altura máxima conservada 2'20 y altura mínima 0'80 m. Sólo se conserva una losa de cubierta, próxima a la cabecera, desplazada y vencida hacia el lateral izquierdo. El material de los ortostatos es la caliza jurásica de la zona.

Una única cobija permanece en su lugar, permitiéndonos hacernos una idea del aspecto y dimensiones originales.

Yacimientos arqueológicos > Dolmen
CP 29430