Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.
 
×

Plaza de la Constitución

Diputación de Málaga

Plaza de la Constitución

La plaza Mayor o de las cuatro calles, como era llamada por los nazarîes, pasó a llamarse de la Constitución en 1812.

La Plaza de la Constitución ha sido el corazón del centro histórico de la ciudad desde los tiempos de los cristianos. Asî, este espacio abierto ha sido desde finales del siglo XV hasta nuestros dîas el espacio público y polîtico de la ciudad por excelencia, ya que puede decirse que todos los grandes acontecimientos polîticos ocurridos en la España moderna y contemporánea han tenido lugar en este espacio abierto.

En ella estuvo la Casa Capitular o Ayuntamiento hasta 1869; tambiên estuvieron otros edificios como la Casa del Corregidor, la cárcel, la Audiencia y el Colegio de los Jesuitas.

_______________________________________________________________________

Historia.

La transformación de Málaga como ciudad medieval e Islámica a otra moderna, castellana y cristiana se efectuó a partir de una adaptación del territorio a las necesidades de la nueva población, sujeta al fuero de Sevilla y dependiente por tanto de jurisdicción real y no de señorîo. Inicialmente la ciudad se articuló en cuatro parroquias y urbanîsticamente se introdujeron modelos espaciales distintos a los que habîan sido caracterîsticos hasta entonces.

Frente al organicismo del urbanismo musulmán y su privacidad resultante se plantearon intervenciones que pretendîan reconvertir determinados ámbitos urbanos a esa nueva realidad socio económica, polîtica e ideológica a travês de la linealidad y una renovación edificatoria reveladora de la nueva situación.

Paulatinamente las construcciones se fueron haciendo mas expresivas al exterior mediante una nueva configuración de sus fachadas, en especial de aquellos ámbitos donde se concentraron las instituciones representativas, aunque en general el resto de la arquitectura de la ciudad mantuviese muchas de las pautas caracterîsticas de la tradicional configuración musulmana, adoptada en gran medida por los repobladores en un gran ejemplo de continuîsmo formal propio del resto de ciudades españolas reconquistadas.

Una intervención destacada será la apertura de la calle Nueva, eje viario, de naturaleza eminentemente comercial que vincula el interior del casco con la marina y su puerto, facilitando el tránsito; pero el principal esfuerzo urbanîstico fue la creación de la nueva centralidad polîtico institucional, ajena ya a la Alcazaba y sus inmediaciones, localizada en la Plaza de las Cuatro Calles e instituida como Plaza Mayor, piedra angular de las ciudades europeas durante la Edad Moderna donde se manifiestan los poderes civiles y religiosos.

En espacios como êste, a las casas particulares las ordenanzas les fueron exigiendo cada vez mayor altura y cuidado para armonizarlas con los edificios públicos y se prohibió a las tiendas que ocupaban sus bajos exhibir al exterior sus productos.

La Plaza Mayor, hoy Plaza de la Constitución, adquiere su planta casi definitiva en la primera mitad del siglo XVI, como muestra el plano de 1571 conservado en el Archivo Municipal.

Hasta entonces, durante la edad media, apenas habîa constituido un ensanche resultante del encuentro de cuatro calles principales, de ahî su nombre durante mucho tiempo, y que ahora va a ampliar su perîmetro tras un proceso de expropiaciones que servirán para regularizar ademas sus frentes mediante la alineación de fachadas, tratando de dotarla de soportales y construyendo en ella a lo largo del siglo XVI las sedes de las principales instituciones que regîan la ciudad: Casas Consistoriales, Cárcel, Casa del Corregidor, Casas del Deán y del Cabildo Eclesiástico, Audiencia, Notarias y portales para Escribanîas, asî como Carnicerîas públicas, sumándose mas adelante el convento de las Agustinas Descalzas, además de las referidas casas y tiendas particulares.

La picota, instalada tras la conquista en êste lugar, serîa trasladada muy pronto a la ribera del mar, de modo que el solar de la plaza permanecerá libre para los usos cîvicos que le son propios salvo por la instalación de la Fuente de Gênova, interesante ejemplar tardorrenacentista remodelado en el siglo XVII.

Su localización próxima al ángulo nororiental evidencia la orientación simbólica de la plaza hacia la Calle Real, hoy Calle Granada, verdadero eje directriz de la trama urbana de la ciudad y hacia la calle de Los Mercaderes, hoy Calle Santa Marîa, en dirección a la Catedral, cuyo ingreso principal se hacîa en un principio a travês de la portada de lo que hoy es el Sagrario.

A pesar de estas obras y de las diversas reedificaciones de algunas de sus construcciones mucho tiempo despuês, en 1794 Antonio Ponz la encontró poco correspondiente por su pequeñez a la grandeza de la ciudad.

El desarrollo a partir del siglo XVIII de nuevos espacios urbanos de prestigio como la Alameda, muchos mas amplios, atractivos y saneados, que anuncian que el rumbo que la nobleza ilustrada y mas tarde la burguesîa emergente imprimirán a la ciudad, va a poner de manifiesto, por contra, lo anacrónico de la imagen y ubicación de la plaza, que irá perdiendo protagonismo a medida que se desplacen algunas de sus funciones cîvicas y de representación: el traslado de la histórica fuente en 1807 es solo un primer sîntoma, pero muy elocuente en el inicio del proceso de transformaciones que este espacio va a experimentar.

Fuente: Malagahistoria.com
 

Monumentos y arte > Edificación notable
CP 29005