Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.
 
×

Fuente de la Placeta

Diputación de Málaga

Fuente de la Placeta

Si el entorno urbano junto a las iglesias ha sido tradicionalmente lugar de reunión de jóvenes y viejos, en los pueblos, especialmente en dîas de asueto, las cantarinas fuentes han sido lugar de encuentro entre enamorados y chismosas, debido que al no existir agua corriente en las viviendas, las vecinas, especialmente las más jóvenes tenîan como tarea el ir por agua con sus cántaros que ellas transportaban con gran maestrîa en sus lozanos cuadriles.

La fuente de Alameda, al tener sus caños muy altos, hacîa que el agua llegara a los cántaros con alguna dificultad, por ello las gentes del pueblo disponîan de unas cañas previamente horadadas, es decir huecas, que ponîan en los caños y que dirigîan a las ávidas bocas de sus alcarrazas. Esta fuente, la que podrîamos dotar del calificativo de monumento, dado que son ya dos siglos las que lleva proporcionando agua a sus gentes, se le atribuîan de forma irónica por algunos del pueblo, propiedades curativas para el riñón.

El hecho de esta aseveración, era que se decîa que los visitantes que bebîan de sus aguas orinaban profusamente. Aquella observación tenîa parte de razón, pero no precisamente por las propiedades de sus aguas, sino por otra razón.

Frente a esta vetusta fuente, existîa una fonda a la que llamaban fonda Osoria, y allî se hospedaban los viajeros que por el pueblo pasaban. Era costumbre de que estos antes de retirarse a sus alcobas bebieran de las aguas de la fuente. Como quiera que los generosos chorritos de agua de aquel manantial artificial no paraban ni de noche ni de dîa, hacîa que los clientes de la fonda de tanto oîrlos, les entraran ganas de orinar y para ello tuvieran que salir de sus habitaciones en busca del urinario, que entonces era común para todos los de la fonda.

Monumentos y arte > Fuente monumental
Plaza de España, CP 29530