Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.
 
×

Alcazaba de Antequera

Diputación de Málaga

Alcazaba de Antequera

Declarado Monumento Nacional, la mayor parte de las murallas conservadas datan de la primera mitad del siglo catorce y en su construcción se utilizaron materiales de la época romana.

El castillo, fortaleza o alcazaba de "Papabellotas", es un conjunto fortificado de la Antequera musulmana, y que fue probablemente levantado sobre restos romanos. Su fecha de construcción exacta es desconocida, mencionándose por primera vez en el siglo doce.

Tras continuas refriegas, entre cristianos y musulmanes, sufre gran deterioro. Cuando el Rey Fernando Tercero en 1248 conquista Sevilla, se hace necesario el reforzamiento de la plaza y se construye gran parte de la cerca pues Antequera queda como plaza militar estratégica en la frontera para la defensa del sultanato granadino.

Lo que tradicionalmente se conoce como castillo o fortaleza de Papabellotas consiste en dos grandes torres unidas por lienzo de muralla en la que se observan además dos pequeñas torres de construcción semicilíndrica y semicuadrada.

La torre más importante de todo el recinto, es la del Homenaje, conocida popularmente como Reloj de Papabellotas, de planta angular, es una de las mayores torres entre las musulmanas andaluzas. Sobre ella se construyó en el año 1582, un templete campanario en piedra y ladrillo de estilo manierista para cobijar la campana mayor de la ciudad.

Unida por un lienzo de muralla a esta torre, está la conocida como Torre Blanca que sorprende por la perfección técnica demostrada en su fábrica de sillería. Particularmente interesantes son sus bóvedas de ladrillo, unas de medio cañón y otras esquifadas.

Toda la zona de la antigua alcazaba comprendida entre estas dos torres y el lienzo que las une, hasta la Plazas de los Escribanos y de Santa María, se encuentra en la actualidad bellamente ajardinada. Dentro de ella destacan entre otros restos arqueológicos, un aljibe de ladrillo.

BIBLIOGRAFÍA: Jesús Romero Benítez, Guía Artística de Antequera.

Monumentos y arte > Castillo y muralla
CP 29200