Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.
 
×

Castillo de la Peña de Ardales e Iglesia

Diputación de Málaga

Castillo de la Peña de Ardales e Iglesia

Fortaleza que conserva las ruinas de un castillo medieval (siglo IX al XV) y una gran iglesia mudéjar (siglo XV) que contiene un impresionante artesonado y varias capillas barrocas.

El castillo, situado sobre un promontorio rocoso a 496 metros de altitud, domina el núcleo de población asentado a sus pies y la ancha llanura que se extiende en dirección a la Sierra de Peñarrubia y que constituye una de las entradas naturales hacia Málaga, de ahí su importancia estratégica.

La fortaleza tiene comunicación visual con la torre almenara de la Sierra de Peñarrubia y el castillo de Turón, con el que estará muy vinculado. Aunque han aparecido restos materiales desde la Prehistoria, período Calcolítico, los restos que actualmente se conservan corresponden a la época medieval.

Se construyó a finales del siglo noveno, momento de la revuelta de Omar Ibm Hafsun, y formó parte de sus dominios hasta que los Omeyas cordobeses ponen fin a la rebelión con la conquista de Bobastro. A partir del siglo trece, tras la conquista del valle del Guadalquivir por las tropas castellanas, el castillo de Ardales cobrará nuevamente importancia, pues la zona se convertirá en frontera entre Castilla y el reino nazarí de Granada siendo frecuentes las incursiones cristianas para conquistarlo y grande el interés de los nazaríes por mantener el dominio sobre la fortaleza, que cambiará de unas manos a otras en varias ocasiones. La primera conquista se produjo en 1362, durante el reinado de Pedro Primero de Castilla, aunque seis años después será recuperada por los nazaríes.

Los últimos años del siglo catorce se caracterizan por una relativa paz entre ambos reinos, pero a comienzos del siglo quince, aprovechando la debilidad del reino nazarí como consecuencia de sus luchas internas, los castellanos reanudan la conquista y ponen cerco a Ardales, que es nuevamente conquistada en 1433, junto con las plazas fronterizas de Turón e Iznájar, hasta que en 1447 pasa nuevamente a poder de los granadinos. En 1453 ó 1454 la fortaleza es definitivamente conquistada, tras la huida de sus habitantes, por el alcaide de Teba, Juan Ramírez de Guzmán, quien la incorporará más tarde a su señorío, origen del futuro condado de Teba.

La primera imagen histórica de la fortaleza de Ardales nos la proporciona un grabado de Hoefnagle, perteneciente a la obra Civitatis Orbis Terrarum, fechado en 1564, donde se aprecian en la cima de la peña, dos recintos con sus correspondientes edificaciones y el caserío que se extiende por la ladera. También aparece una gran acequia construida entre los siglos quince o dieciséis, que traía el agua de la cercana sierra de Alcaparaín y llegaba hasta la base de la fortaleza. De esta construcción hoy se conservan parte de la doble muralla, su arranque y varios lienzos embutidos en algunas viviendas modernas.

Del castillo también podemos diferenciar, en la actualidad, los dos recintos amurallados. El exterior se adapta al terreno, bordeando el contorno de la peña sobre la que se edificó, configurando una planta irregular. El acceso se realizaría mediante una puerta en recodo, localizada detrás de la iglesia y de la que apenas se conservan restos. El recinto interior, probable alcázar o residencia señorial situado en la parte más elevada de la peña, es de planta cuadrada, y tendría una torre en cada esquina; fue la zona ocupada por los castellanos tras la conquista de la fortaleza.

En total se conservan nueve torres, cuadradas y de escaso saliente, que rodean el perímetro de la peña, aunque es probable que otras hayan desaparecido. Una de ellas, quizás la del homenaje, cierra el recinto superior por el noroeste.

De la construcción original de época emiral no quedan restos visibles, pues los actuales lienzos y torres del castillo responden a dos momentos constructivos distintos, pero de época nazarí o cristiana. Se trata de muros de mampostería, unos con las esquinas reforzadas con sillares rectangulares y otros compuestos por verdugadas de ladrillos y mampostería.

 

COMO LLEGAR

Llegaremos a la población de Ardales bajando a la A-357 (km 11) dirección Málaga-Ardales, atravesando el viaducto sobre el río Turón, cuyas aguas alimentan el Embase de Guadalteba y acompañados por los generadores eólicos. En la desviación a la población, sus indicadores nos muestran una interesante oferta de visitas: Conjunto Histórico, Castillo de la Peña, Museo de Prehistoria y Cueva de Ardales. En cuanto al Castillo (siglo IX), está muy relacionado con la zona del Chorro y por lo tanto con la revuelta del muladí Umar Ibn-Hafsun, hasta que los omeyas cordobeses ponen fin a la rebelión con la conquista de la ciudad fortaleza de Bobastro (Mesa de Villaverde). Con dos recintos amurallados, y planta irregular, el exterior se adapta a la Peña, mientras que en el interior el Alcázar y residencia señorial se levanta en lo más alto, desde donde se obtiene una gran panorámica del Embalse, Peñón de Peñarrubia, Mesa de Villaverde, etc. Igualmente, a unos 3 km de la villa, remontando el río Turón por un carril que sube por su margen izquierdo, se sitúa la  fortificación de Turón (siglo XIV) con diez torreones, dos puertas, barbacana.. y un Alcázar, donde la torre de homenaje controla todo el valle.

Monumentos y arte > Castillo y muralla
C/ Iglesia, s/n, CP 29550