Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.
 
×

Galápago leproso (Mauremys leprosa). Gran Senda de Málaga

Diputación de Málaga

Galápago leproso (Mauremys leprosa). Gran Senda de Málaga

IDENTIFICACIÓN  

Tortuga acuática (galápago) con el caparazón ovalado (aprox. 18 cm de longitud), más ancho en la parte posterior y comprimido dorsalmente. La zona dorsal del caparazón (espaldar) con un fondo marrón, oliva o negro sobre el que aparecen pigmentos amarillos, anaranjados o pardo rojizos alineados que se difuminan con la edad del ejemplar. La zona ventral (peto o plastrón) es amarilla, verdosa o de tonos crema, con manchas negras que van desapareciendo con la edad (especialmente en las hembras). Presenta placas inguinales en el peto (carácter diferencial) y este está completamente solado, carente de movilidad. La piel de la cabeza y las patas es de un tono verdoso. Los ejemplares jóvenes presentan en el cuello rayas anaranjadas o amarillas y una pequeña mancha circular, naranja o amarilla entre el ojo y el tímpano. En los adultos son menos conspicuas. Las patas delanteras tienen cinco dedos y las traseras cuatro y membranas interdigitales.

 

DÓNDE VIVE (HÁBITAT) 

Los galápagos leprosos prefieren las masas de agua estancadas o con escaso caudal. Están presentes en todo tipo de charcas, naturales o artificiales, embalses, azudes, lagunas naturales y de parques y jardines, así como en acequias, canales de riego, albercas, marismas, arroyos y grandes ríos. Es poco exigente en cuanto al estado de conservación, aunque prefiere una baja salinidad, pudiendo habitar en humedales muy contaminados. Suele ocupar las zonas con mayor profundidad del humedal, con orillas bien soleadas y a ser posible con vegetación acuática sumergida y terrestre en la orla perimetral. Está adaptado a vivir en aguas que sufren estrés estival y se desecan.

 

CÓMO VIVE

Especie acuática. Se alimenta y se reproduce en el agua. Necesita praderas, rocas o troncos en los que tomar largos baños de sol cerca de las orillas o islas interiores en el humedal. Puede efectuar desplazamientos terrestres para cambiar de humedal durante los periodos de sequía. La dieta es esencialmente carnívora:  cangrejos, larvas de anfibios, insectos, pequeños peces o carroña, aunque sobre todo los adultos pueden completarla con materia vegetal (algas y gramíneas).

 
CÓMO SE REPRODUCE

Los galápagos leprosos entran en celo durante la primavera temprana, aunque pueden tener nuevo periodo reproductivo a finales del verano y principios del otoño. Las puestas se producen a partir de junio y suelen ser de 3 a 10 huevos. La hembra elige un lugar soleado, despejado de vegetación y cerca del agua donde excava un nido en el que deposita los huevos y los deja enterrados. La incubación se prolonga durante 2 ó 3 meses, emergiendo los galápagos recién nacidos entre agosto y septiembre o hibernando en el nido hasta la siguiente temporada si las condiciones ambientales no son favorables.

 

DÓNDE SE VE EN MÁLAGA Y ETAPAS DE LA GSM

Es una especie abundante y muy frecuente. Está presente en humedales de toda la provincia, destacando su ausencia o menor abundancia en las zonas más montañosas, como las sierras de Tejeda y de las Nieves. Es una especie muy térmica, por lo que el factor limitante en estas zonas no es tanto la altitud como el frío. Está presente prácticamente en todas las etapas de la Gran Senda, salvo en los tramos 6, 7 y 8.

 
GRADO PROTECCIÓN - AMENAZA (CATÁLOGO)

Está incluido en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial. Aunque es una especie muy resistente al deterioro de la calidad de su hábitat, sufre también algunas amenazas: la eliminación de puntos de agua y la introducción de especies competidoras, como el galápago de Florida, o depredadores exóticos (lucio, black bass, siluro).

 

CURIOSIDADES  

Los galápagos leprosos no están enfermos ni sufren la lepra. Aunque sobre algunos ejemplares pueden proliferar masivamente algas que le dan un aspecto desagradable, el calificativo de leproso fue asignado por el naturalista alemán August Friedrich Schweigger en 1.812. Este autor se fijó en la cantidad de nódulos o verrugas que el animal portaba en su caparazón. Hoy en día se sabe que se deben a que la piel del espaldar se va descamando: la piel más antigua de cada placa se va separando por los bordes, lo cual da al animal un aspecto sucio y deteriorado.

 

ESPECIES SIMILARES (SE PUEDE CONFUNDIR CON…) 

Se puede confundir con el galápago europeo. La pigmentación amarilla de la piel y la ausencia de placas inguinales en la especie europea son la clave.  También se puede confundir con el galápago de Florida. Se distinguen por la menor talla de la especie de Florida, la ausencia de la “oreja” o mancha naranja o amarilla tras el ojo en los adultos del galápago leproso y la pigmentación del peto, mucho más sencilla o ausente.

 

Más información

Calabazas, galápagos y tortugas

¿Sabe usted lo qué es una calabaza?. Claro, una hortaliza con una cáscara dura y un interior hueco y carnoso. ¿Sabía que un galápago es muy parecido a una calabaza?. La raíz de ambas palabras significa casa o refugio. En el caso del galápago se trata de un reptil cuyo rasgo más llamativo es que tiene un caparazón duro que le sirve de refugio y que lleva siempre a cuestas. Pero no se confunda..., un galápago no es lo mismo que una tortuga. Las tortugas son animales terrestres o marinos. Los galápagos viven
en agua dulce.

Pobrecito, está malito

La lepra es una enfermedad muy desagradable y penosa. Los que la sufren desprenden mal olor debido a que su piel se cae y se pudre. Pero no se confunda, los galápagos no están enfermos. Se llaman leprosos por su mal olor, que no es otra cosa que una forma de defensa y de hacerse los desagradables. ¿Cómo lo consiguen?. Gracias a unas algas que viven pegadas a su caparazón. Esas algas hacen también que cuando se secan el caparazón se descascarille. Vamos que tengan la lepra... Y es que no hay nada mejor que parecer estar enfermo para que te traten bien, ¿no cree?.

Un lugar soleado para vivir

La necesidad de sol y agua es una constante para todos los seres vivos. Porque a usted también le gustaría tener una casita cerca de la playa, ¿verdad?. Los galápagos buscan masas de agua dulce o salobre, estancadas o corrientes, que tengan vegetación palustre o de ribera, fondos fangosos y sobre todo buenos lugares donde donde tomar el sol, lo cual es básico para un reptil, que por su sangre fría necesita del astro rey para calentarse y estar activo. De lo contrario tendría la tensión tan baja que no podría ni moverse. Y si hay que pelearse por algo, que sea por los mejores lugares para solarse.

Tímidos pero voraces como pirañas

Ante el más mínimo peligro los galápagos se esconden rápido, ya sea bajo agua o en su concha. Son desconfiados y quizás hagan bien, ¿no le parece?. Pero en la intimidad de su mundo la timidez no lleva a ningún lado. Los galápagos son voraces comedores. Se alimentan de insectos, larvas, vegetación sumergida y... de carroña. Sí, son eficaces devoradores. Son capaces de dejar limpio los huesos de un animal muerto que caiga a la charca, como las pirañas de los trópicos. ¿Sabe usted ya cual es su función ecológica y el beneficio que le reportan los galápagos?.

Etapas de la Gran Senda de Málaga en las que se pueden ver

Visible en las etapas 8, 10, 11, 12, 23, 24, 25, 26, 27, 28, 29, 30, 32, 34 y 35.