Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

×

Topillo mediterráneo (Microtus duodecimcostatus)

Diputación de Málaga

Topillo mediterráneo (Microtus duodecimcostatus)

No somos ratones

Aunque a usted no se lo parezca, los topillos no son ratones. Fíjese bien y verá las diferencias. Son seres perfectamente adaptados a la vida bajo tierra. Tienen patas muy cortas, corren muy poco, cuerpo cilíndrico para cavar y vivir en túneles, cola muy corta y son incapaces de nadar y saltar. Vivir bajo tierra no es lo mismo que ocultarse bajo tierra, que es lo que hacen los roedores.

 

No me mojes el pelo

Los topillos no soportan la tierra mojada o rezumante de humedad. Tampoco al ganado. Por estos motivos no los busque usted en prados muy húmedos, sotos o tierras pastoreadas. Búsquelos en prados de hierbas altas en los que no ha entrado el ganado y con suelos frescos pero no inundados. No hay cosa peor para un animal subterráneo que se le inunde la galería. Sabrá donde están porque el trazado de sus galerías se nota en superfi cie y sobre todo porque dejan montoncitos de tierra tapando las bocas de entrada a las galerías.

 

Un ayudante precavido

Las galerías de los topillos están muy organizadas, con cámaras que sirven de alacenas, galerías de paso y hasta lugares para el parto y la cría de los pequeños topillos. Las galerías coinciden con zonas donde hay raíces de plantas, de forma que la comida está servida. Se alimentan de bulbos, tallos y partes subterráneas de las plantas. Por este motivo a veces se consideran un problema para la agricultura. Sin embargo, los topillos son buenos ayudantes del agricultor: remueven la tierra, la fertilizan, la airean y facilitan la infiltración del agua. La tierra de topillos es la mejor para la agricultura.

 

Reacción en cadena

El topillo mediterráneo, a diferencia del que vive en el norte de España, no tiene ciclos explosivos y no ocasiona daños a la agricultura. No obstante, debe usted saber que esos ciclos están provocados por la propia actividad del hombre. La transformación de los cultivos en regadíos y el cambio climático son los principales responsables. Más calor, menos heladas, primaveras más tempranas y más agua suponen más producción de alimento para los topillos que responden alargando sus ciclos reproductores, aumentando los tamaños de camada y adelantando la madurez sexual. Controlar el problema con venenos no es la solución. Seguro que usted sabe que los productos químicos que se emplean en la agricultura llegan a los alimentos que usted consume....

 

Etapas de la Gran Senda de Málaga en las que se pueden ver

Visible en las etapas 6, 7, 8, 9, 10, 11, 12, 14, 15, 16, 17, 18, 19, 20, 21, 22, 23, 24, 25, 27, 28, 29, 31, 32, 33, 34 y 35.