Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.
 
×

Mirador Natural de la Cañada del Lobo, Torremolinos (Rincón Singular)

Diputación de Málaga

Mirador Natural de la Cañada del Lobo, Torremolinos (Rincón Singular)

Rincones Singulares

 

Mes recomendado para visitarlo: Septiembre.

Hay playas que invitan a mirar hacia el interior tanto como hacia el mar, por lo mucho y lo muy bonito que descubre uno por ese lado. Esto le ocurre a las playas de Torremolinos, que tienen que vérselas con los montes de Torremolinos, un macizo de roca caliza que dividimos en tres, de poniente a levante: Cerros del Viento, Sierra Llana y Sierra del Cañuelo. Ahí tenemos que buscar, en estas montañas, la Cañada del Lobo, refugio, albergue y magnífico mirador que nos permite contemplar la costa, las sierras, la Hoya de Málaga y, a lo lejos, Sierra Nevada.

Este es un mirador bien cuidado y con la escultura de un lobo, que le da su nombre. Está bien señalizado siguiendo la cañada del Lobo. Tiene una bella panorámica de todo lo que nos rodeaba llegando nuestra vista hasta alcanzar Sierra Nevada. Paisaje formidable a pesar de las canteras a cielo abierto.

 

Coordenadas
  • Aparcamiento: 362053 / 4052923
  • Inicio pista de acceso: 362123 / 4052956
  • Mirador de la Cañada del Lobo: 361713 / 4054748

 

Más información

Pocos esperan que un nombre asociado a playa lleve implícito un paisaje espectacular de sierra.  Y es que junto al Mediterráneo, situado entre el Valle del Guadalhorce y las Sierras de Mijas, formando parte del Sistema Penibético, surge el ecosistema natural de los Montes de Torremolinos, que es un macizo de roca caliza. Lo conforman, de poniente a levante tres sierras: los Cerros del Viento, Sierra Llana y Sierra del Cañuelo. Los puntos más pintorescos de este macizo son, entre otros, el Puerto de las Ovejas (623 m), cota máxima de la Sierra, los Puertos del Viento y Los Arenales, Cañada del Lobo, Loma de Los Pajaritos, (que incluye la zona conocida como los Corrales del Tío Caliche), Puerto Canuto, finalizando con el puerto de Las Palomas con los tajos del Loro, Las Palomas y Carrascal. En la Cañada del Lobo, donde encontraremos un refugio, un albergue y un magnífico mirador desde donde apreciar la grandeza de la costa, la sierra y  parte de la Hoya de Málaga. Desde el mirador podremos observar el pico Jabalcuza, el Pico de las Palomas, La Maroma y Sierra Nevada. Desde Torremolinos subiremos por el camino de las Canteras para llegar al complejo.

El término municipal de Torremolinos ocupa una estrecha franja litoral al pie de las estribaciones surorientales de la sierra de Mijas, que cae al mar formando una gran cuesta cubierta por monte bajo y algunos pinares. El resto del territorio está casi totalmente urbanizado. Hacia el noreste la franja costera se abre hacia la vega baja del Guadalhorce, mientras que hacia el lado opuesto la franja presenta una orografía más montañosa.

La Punta de Torremolinos es el accidente costero más destacable. Se trata de un pequeño cabo acantilado que antaño dividía en dos las playas del municipio, aunque más tarde se construyó un paseo marítimo que lo salva en terrenos ganados al mar. A ambos lados de la punta se encuentran dos de los barrios más antiguos de Torremolinos: La Carihuela, al sur, y El Bajondillo, al norte. El tercer núcleo originario de población se encuentra en dirección noroeste desde el mismo punto: el barrio de El Calvario. Al norte de éste y al oeste de La Carihuela están situados Montemar y El Pinillo, de origen más reciente. Otros barrios modernos se localizan al norte de El Bajondillo y El Calvario, como son Playamar, La Colina y Los Álamos.

Torremolinos limita al noreste con el distrito Churriana de Málaga, al este y sureste con el mar Mediterráneo, al suroeste y oeste con el municipio de Benalmádena, y al noroeste con el municipio de Alhaurín de la Torre. Su término municipal se extiende en forma de una estrella franja litoral (mayoritariamente un paisaje de playa) al pie de la Sierra de Mijas.

Su estratégica situación geográfica convirtió a Torremolinos en un lugar de asentamiento de pueblos comerciantes como fenicios y griegos.

Debido a su localización geográfica, Torremolinos goza de temperaturas máximas comprendidas entre los 15 y los 30 °C y una humedad del 75 % aproximadamente. Las precipitaciones alcanzan los 500 l/m², siendo los meses más lluviosos los de noviembre y febrero.

Mirador