Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.
 
×

GR 249. Etapa 25: Estación de Benaoján - Jimera de Líbar

Diputación de Málaga

GR 249. Etapa 25: Estación de Benaoján - Jimera de Líbar

Las Ventas de la Cañada Real del Campo de Gibraltar

Al este de la Estación de Benaoján tras el paso a nivel del ferrocarril en dirección este se encuentra el puente sobre el Guadiaro que marca el inicio del Sendero. El carril que va hacia el norte pasa por la Cueva del Gato y el Charco de la Barranca, pero el que se toma va es el opuesto, en ligero ascenso. A la izquierda se va dejando un olivar y a la derecha el restaurado Molino de Cecilio. Al aparecer los tramos empedrados se ha llegado a la venta de María Joaquina, una de las estaciones de servicio con alojamiento y comida para los usuarios de la Cañada Real del Campo de Gibraltar.

La pista de tierra lleva hasta una zona de ensanche que es el Descansadero de la Erilla Blanca, en el arbolado Monte de las Viñas. Más adelante hay una buena panorámica de Benaoján y su pedanía, mirando hacia el norte. Luego se divisan abajo las blancas casitas del Cortijo de la Fresnedilla y las construcciones relacionadas con el bombeo de agua potable, al otro lado del río.

Un descenso empinado termina en el puentecito sobre el Arroyo del Agua y las ruinas de la venta asentada sobre una allanada de toba que siguió en pie hasta la década de 1.990. Entre la vegetación que rodea la venta Toribio hay algunas higueras y un laurel.

 

Las Angosturas del Guadiaro

A partir de aquí el camino se estrecha hasta convertirse en senda que asciende entre rosadas margocalizas hasta un alto- zano. A unos dos kilómetros del comienzo hay un mirador del primer túnel del ferrocarril y del Guadiaro cuando forma el Charco del Moro. Aquí sucedieron algunos hechos de la batalla de octubre de 1869, la conocida aquí como la Reyerta. Dejando a la izquierda el Camino de Alpandeire apenas perceptible se desciende de nuevo al nivel del río en una zona donde a veces se desborda. Es un buen lugar para admirar la fauna acuática, sobre todo si se anda evitando el ruido. Aquí desemboca el corto arroyo que sale de la Fuente Enrique y se ven los hombros de un antiguo puente que aprovechó la estrechez del cauce causada por las dos orillas rocosas.

Una nueva cuesta arriba por la arboleda del Cortijo del Quejigal da la oportunidad de contemplar una de las zonas más costosas para la construcción del ferrocarril. En un trayecto muy reducido hubo que construir dos túneles, una gran trinchera y un nuevo puente para pasar al otro lado del río, hacia la ladera por la que va el sendero.

Siempre hacia el sudoeste, de nuevo hay que bajar tras rodear la loma bajo la que va la vía del tren. La vegetación es más de solana pero enseguida regresan los quejigos. Es fácil localizar aulagas, jaras blancas, lentiscos, jérguenes, cornicabras, rosales silvestres o espinos majoletos. A la izquierda se dejan un par de rocas usadas a veces como abrigo para la lluvia y después de unas barandas protectoras de madera se llega en el kilómetro 4.5 al Arroyo Seco o del Águila, normalmente haciendo honor al primer nombre. La Cancha del Conio y sus altos escarpes cierran, hacia el este, este vallecito salvado por un nuevo puente del tren.

El posterior ascenso hace que enfrente y arriba se pueda observar la carretera entre Benaoján y Cortes de la Frontera por las grises calizas donde se sitúa la conocida Cueva de la Pileta. Al mismo nivel que el sen- dero pero al otro lado del río están las ruinas del Cortijo del Parral, con su homónimo del Palmarejo en esta ladera, sin vista desde el Sendero.

Esta zona boscosa en franca regeneración se conoce como las Carboneras y es otro buen ejemplo de bosque mediterráneo mixto, acompañado en el Guadiaro con una ancha franja de bosque de ribera. Se llega después a la Roza de María, reconocible por algunos almendros entre un matorral de retamas y jérguenes. Algo más adelante está el lugar en el que ocurrió un peligro- so descarrilamiento de un tren expreso en 1.979, afortunadamente sin víctimas mortales, que supuso la grabación de un documental por lo inusual del rescate de la locomotora sumergida.

 

Jimera de Líbar y sus tierras de labor

La Cuesta de los Recoveros (cuidado con el talud del tren a la derecha) y su cuneta de drenaje llevan a donde el valle se abre de nuevo, teniendo que cruzar la vía por un aparatoso puente de hierro pintado en verde, construido en el año 2013 para facilitar el tránsito de la Cañada Real. El río Guadiaro recibe una vez más al sendero con su densa arboleda y los cultivos de nogales que dan paso a la casi desaparecida Ermita de la Virgen de la Salud. El embarcadero para las piraguas que realizan el descenso del río está a pie de sendero.

Se llega así al apeadero del ferrocarril de Jimera de Líbar, donde unos vagones se han reconvertido en las oficinas y almacenes para la gestión de los descensos del río. Por un paso subterráneo se accede al otro lado de la vía y se toma por el acerado del ramal de asfalto que sube hacia el sur. En la rotonda se inicia el acerado de losas de piedra con quitamiedos de madera. Cada Camino de la Estación que se cruza ha sido señalizado con paneles de orquídeas como alternativas al GR. La entrada al pueblo entre olivos y almendros deja a la derecha la piscina municipal y culmina en la Fuente de Jimera con su inscripción de 1.789, en plena travesía de la MA-8307, donde se da por concluida la etapa.

Rutas
Ruta A pie
Acceso -

1. Inicio de la etapa: 

Acceso al Punto de Inicio: Hay un corto tramo de carretera que enlaza la carretera MA- 7401 de acceso desde Ronda a Benaoján, ya muy cerca de este pueblo. También se puede llegar en tren, utilizando la Línea Algeciras -Bobadilla.

Punto de Inicio: Estación de Benaoján. Puente sobre el río Guadiaro.

Para disfrutar de la senda sin peligros: Nada más empezar está el paso a nivel con barreras de la vía del tren. Hay que respetar las señales y utilizar el tramo habilitado para el tránsito peatonal. 

Hacia el kilómetro 2.5 el sendero se acerca mucho al cauce del Guadiaro. Aunque no es muy usual, cuando hay crecidas importantes el agua puede llegar a inundar este tramo de unos 100 metros de longitud. En estas circunstancias lo mejor es desandar lo andado y no exponerse al peligro de un río tan violento como puede llegar a ser éste.

Los taludes resultantes de la construcción de la línea de ferrocarril han sido afianzados con redes metálicas y se han provisto los pasos peligrosos de barandas protectoras. No obstante, hay algunos lugares donde no ha sido así, particularmente en la Cuesta de los Recoveros, la que lleva una canal hormigonada al lado. Además, en ese tramo el firme del sendero es muy pedregoso y hay propensión a los resbalones. En la Estación de Jimera de Líbar hay que cruzar dos veces la vía. Por supuesto, esto debe hacerse por los lugares acondicionados al efecto.

Por último, para subir a Jimera de Líbar hay que utilizar un paseo enlosado, pero a veces hay que transitar por la carretera. Para ello hay que tomar las debidas precauciones, aunque el tráfico no es demasiado intenso por aquí.

2. Finalización de la etapa:

Acceso al punto de finalización: A Jimera de Líbar se llega utilizando la MA-8307 que enlaza la Carretera de Ronda a Algeciras (A-369) con la que une Cortes de la Frontera y Benaoján (MA-8401).

Punto de finalización: Jimera de Líbar en su zona sur, en la travesía de la MA-8307, donde se localiza la Fuente de Jimera y el lavadero.

3. Alternativas:

Posibles escapes: Es imposible salir de Las Angosturas, tan solo se puede seguir a delante hasta la Estación de Jimera o volverse hasta la de Benaoján.

Punto de no retorno: Es difícil de precisar, pero un buen punto de referencia es Arroyo Seco, reconocible porque sobre él está el segundo puente del ferrocarril. Este cauce está a medio camino entre los dos núcleos de población ribereños, siendo ya más recomendable continuar adelante que retroceder a causa de los desniveles.

Enlaces a otros senderos y Vías Pecuarias: Una vez cruzado el Río Guadiaro en la Estación de Benaoján se accede a la Cañada Real del Campo de Gibraltar, que es la Vía Pecuaria principal de esta zona. Este camino ganadero es utilizado por dos Senderos de Pequeño Recorrido del Parque Natural Sierra de Grazalema. Se trata del SL A-139 a la Cueva del Gato (de 2.2 kilómetros ida) y el SL A-139 Río Guadiaro (con una longitud de 7.3 km).

El Cordel del Monte de las Viñas contacta con la Cañada Real en el Descansadero de la Erilla Blanca (a 800 metros del comienzo) y era un importante enlace para venir desde Ronda en busca del Campo de Gibraltar sin tener que bajar a la Estación de Benaoján. No tiene uso actual y apenas es reconocible, aunque está deslindado.

Tras el Mirador del Charco del Túnel hay una vereda que sale a la izquierda, muy poco patente, que en realidad es un camino de gran relevancia local, el de Alpandeire, pasando por la finca más importante de las Angosturas, la del Cortijo del Quejigal, que no es visible desde el GR.

Jimera de Líbar y su Estación están comunicadas mediante numerosos senderos que de forma radial llegan a las vegas del río desde la cabecera de municipio. Los más utilizados eran los de Huertas Nuevas y el que se ha seleccionado para la Gran Senda de Málaga, conocida como la Colada del Olivar. Hay otras tres o cuatro opciones más, publicitadas por el Ayuntamiento y en perfecto estado de uso.

Por último, la Cañada Real del Campo de Gibraltar continúa hacia abajo paralela al Río Guadiaro sin cruzar la vía más que por el puente verde. Es perfectamente transitable, se ha homologado como PR A-255 y contacta de nuevo con el GR-249 en la siguiente etapa, en la Laguna Honda.

 

Duración - 3:00 horas
Longitud - 9300 Km