Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.
 
×

Saucillo - Puerto Bellina

Diputación de Málaga

Saucillo - Puerto Bellina

Es una ruta ideal para realizarla como primera visita al pinsapar, especialmente indicado a personas con poca práctica o que se inicien en el senderismo.

Salimos desde Yunquera con dirección a El Burgo (cerca de la torre almenara) se accede al Parque Natural. Siguiendo el carril se atraviesan los tîpicos campos y huertas de cultivos de Yunquera, predominando con especial intensidad los olivos y las viñas.

Conforme nos vamos adentrando en el paisaje van tomando importancia otros elementos botánicos, como los castaños o cerezos. Una vez que atravesamos la cancela que da acceso al Parque Natural se toma el camino de la derecha en la bifurcación del carril que nos lleva a lo alto del Puerto del Saucillo, donde podemos dejar el vehîculo y admirar desde un lugar privilegiado, la Hoya de Málaga, con la capital y el mar al fondo.

Desde la explanada del Puerto del Saucillo parten dos veredas que se adentran en el bosque. Esta ruta comienza por la izquierda, iniciando la ascensión para llegar de nuevo al punto de partida por la de la derecha que baja a la cañada.

Desde el comienzo de esta ruta, nos adentramos directamente en el pinsapar. Este primer tramo, de continua ascensión, se desarrolla por la denominada Cañada de Saucillo. Este pinsapar se encuentra mezclado con un pinar de repoblación, en el que están representados hasta tres especies diferentes de conîferas: el pino resinero, el pino carrasco y el pino silvestre. Tras un breve recorrido por este pinsapar se localiza a la izquierda el sendero que nos lleva a un antiguo pozo de nieve o nevero restaurado. La función de estos arcaicos neveros era la de almacenar la nieve del invierno para venderla en verano.

Seguimos el ascenso por el pinsapar, el que cada vez se va haciendo más puro contando la zona con ejemplares de mayor edad y porte, hasta llegar a la Fuente de la Perdiz, donde en êpocas de otoño e invierno es posible beber su cristalina agua. Un poco más arriba el camino comienza a hacerse más suave, llegando a una zona más o menos llana donde vuelven a abundar los pinos. Se trata del llano de La Casa, un lugar donde antiguamente se sembraba cereales y pastaban los ganados, al igual que en casi toda la cañada. Y esto duró hasta 1964 año en que se efectuó la repoblación de la zona, al estar êsta prácticamente desprovista de arboleda. Fruto de aquellos trabajos, en la actualidad existe una regeneración natural de los bosques de pinsapos.

Si ascendemos un poco más alcanzaremos el Puerto del Llano de la Casa, un lugar donde se cruzan múltiples veredas que nos conducen a otros puntos de interês del Parque Natural Sierra de las Nieves. Tras un descanso en este idîlico lugar y tras admirar las bellîsimas vistas y respirando la brisa fresca y el aire puro que corre por la zona, iniciamos el descenso hacia el Llano de la Casa para desviarse despuês por la vereda que parte hacia la izquierda, abandonando en este punto el camino por donde se habîa ascendido. Esta vereda conduce a la ladera opuesta a la que abordamos en el ascenso. Al ser de orientación sur, la ladera se encuentra más desprovista de vegetación lo que permite comprobar la clara predilección por la orientación norte que tiene el pinsapo.

Tras un continuo suave subir y bajar se llega a la zona del Puerto Bellina, un lugar donde se encuentra la confluencia de varias veredas de la que siempre debemos tomar la de la derecha. En el Puerto de Bellina nos llama la atención una pequeña población de cedros, un árbol que es totalmente ajeno a la Sierra de las Nieves y que se encuentra en ese lugar por acción del hombre. Igualmente, desde este punto podemos disfrutar de las vistas de la tupida cañada de las Cuestas, por la Cuesta de los Hornillo tras pasar por el pinsapar.

Tras abandonar el Puerto de Bellina e iniciar un pronunciado descenso de la ruta nos adentramos en la Cañada de los Mármoles, donde se encuentra uno de los más espesos y más bonitos pinsapales. El silencio y la poca luz que este lugar posee recuerdan la magia de los bosques encantados de los cuentos infantiles.

Ya, casi al final de esta cañada, es posible admirar, justo al lado de la misma vereda, un magnîfico y raro ejemplar de pinsapo de Candelabro. Tras otro breve recorrido, y siguiendo siempre la vereda que conduce hacia la derecha, se alcanza el fondo de la cañada, donde hay un pequeño murete para la contención de agua. Desde este lugar se inicia un corto ascenso hasta el Puerto Saucillo, es decir hasta el punto desde donde partimos.

Rutas
Rutas En vehículo Senderismo
Dificultad - Baja
Duración - 5:30 horas
Longitud - 3000 Km