Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

×

Cuevas de Ardales o de Doña Trinidad

Diputación de Málaga

Cuevas de Ardales o de Doña Trinidad

Ardales alberga una de las grutas con pinturas rupestres más relevantes de la Península, la cueva de Ardales, también conocida como Cueva de Doña Trinidad o de la Calinoria, así llamada porque doña Trinidad Grund la adquirió a mediados del siglo diecinueve como complemento al negocio termal que su familia tenía en el municipio de Carratraca). Fue descubierta en 1821 tras el gran terremoto de Alhama de Granada que dejó la boca de acceso abierta, la cual había permanecido cerrada por la sedimentación durante más de 8.000 años.

Es un complejo subterráneo situado en el extremo occidental de la Serrezuela, estructurado entre los 550 y 600 metros de altitud sobre el nivel del mar y con una antigüedad geológicamente datada de 2,5 millones de años, si bien desde hace más de 30.000 años no ha sufrido cambios. Su uso turístico lo inició Doña Trinidad Grund, sevillana e hija del cónsul ruso que se vino a vivir a Málaga con 15 años y que en 1860 compró la Cueva, construyendo unas escaleras y soportes para hachones en la pared.

Descubierta en 1821 y reabierta al público en 1985, la Cueva tiene un recorrido superior a los 1.600 metros y está considerada como uno de los mejores exponentes del Arte Paleolítico andaluz, ya que cuenta con 54 representaciones de animales y más de un centenar de símbolos. Tras la muerte de Doña Trinidad en 1896, ésta quedó abandonada, aunque en 1918 fue estudiada por Herni Breuil, primer gran estudioso del arte prehistórico. Pero fue en 1985 cuando se inició su recuperación y protección, comenzando su gestión conservacionista. Ya en su interior podremos disfrutar de un recorrido superior a un kilómetro y medio, destacando la Gran Sala, la Sala del Lago, la Galería del Espolón, la Galería de los Grabados y la Sala de las Manos.

En su visita se van encontrando laberintos de columnas, lagos permanentes y bellas formaciones de estalactitas y estalagmitas. También se conservan grabados y pinturas datados en el Paleolítico Superior de hace unos 20.000 años. La figura más representativa es la Gran Cierva en Negro o Cierva de Ardales. Está pintada en negro con un grueso punto rojo en el lugar del corazón. Otras representaciones son figuras de ciervos, cabras y peces. Estos vestigios, pintados y grabados por los primeros artistas del Paleolítico, están hechos con 5 colores, 8 maneras de grabar y 4 temas -signos abstractos: manchas, trazos, triángulos, etc.; manos (unas 10 y son únicas dada la técnica empleada); figuras femeninas; y fauna (hay más de 80 figuras de ciervos, caballos, cabras..)- la hacen ser casi única en el mundo (tan sólo hay 10 de similares características). Todo esto supuso el reconocimiento mundial al ser declarada Patrimonio de la Humanidad en 1998.

Como información complementaria es necesario mencionar que tan sólo 1.000 personas al año la pueden visitar (de forma guiada) y en grupos máximos 15 personas al día, teniéndose que concertar las citas en el teléfono 952-458046. Por el carácter y duración del recorrido hay que llevar calzado cómodo con suela de goma. La temperatura de la cavidad es de 16,5º C y la humedad relativa es prácticamente estable entre el 90 y 100%.

Cuevas
Cerro de la Calinoria, CP 29550
952458046