Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

×

Charco del Moro. Río Guadiaro. Cortes de la Frontera

Diputación de Málaga

Charco del Moro. Río Guadiaro. Cortes de la Frontera

  • Charco del Moro (BARRANQUISMO)
  • Espacio Protegido: Parque Natural Los Alcornocales
  • Vertiente: Distrito Hidrográfico Mediterráneo
  • Curso fluvial principal: Río Guadiaro
  • Municipio: Cortes de la Frontera
  • Coordenadas: x: 288141 / y: 4047879 / z: 250 m
  • Localización: Enredada
  • Acceso: Cómodo
  • Interés para el baño: Medio

 

Cómo llegar

Nuestro objetivo es El Colmenar, localidad perteneciente al municipio de Cortes de la Frontera. Situados en Gaucín, debemos enfilar la A-405 en dirección a San Roque; varios kilómetros después nos desviamos a la derecha por la MA-9300. Una vez en la travesía del pueblo buscamos una calle a la derecha, donde una cartelería de mosaico informa: sendero de las Buitreras. Seguimos las indicaciones del SL-A 34, dejando atrás el recinto de la central eléctrica de las Buitreras; después remontamos unos metros junto a un grueso tubo para avanzar a posteriori en paralelo con el río. Tras pasar un puente colgante de escasa altura, vislumbraremos ya cercano el espectacular charco del Moro, situado a unos 3 km del casco urbano.

 

Datos de interés

El charco del Moro es la badina final a la salida del impresionante cañón de las Buitreras, labrado por el río Guadiaro durante miles de años sobre calizas jurásicas. En este intervalo limita los municipios de Cortes de la Frontera y Benarrabá. El tramo embarrancado abarca una distancia próxima a los 2 km y en algunos tramos la altura de las paredes supera los 100 m de caída vertical. El charco, encajado entre paredes, tiene una distancia superior a los 150 m. Desde la orilla se observa el inverosímil trazado de la vía férrea (Algeciras-Ronda) superando la accidenta geografía a través de túneles y viaductos. El Monumento Natural Cañón de las Buitreras debe su nombre a las colonias de dicha ave necrófaga.

 

A tener en cuenta

La única zona para posicionarse es la orilla sur del cauce, compuesta por una planicie de pequeños cantos rodados. Solo obtendremos algo de sombra bajo el talud, al resguardo de la vegetación ribereña. La charca, excepto en los primeros metros, cubre en toda su extensión. La profundidad es manifiesta y, a la vez, causante de ese atractivo color verde que le identifica. A mediación de la badina recibe una surgencia subterránea de aguas muy frías. Una placa metálica indica el lugar donde se produce la filtración. Ojo con alejarse de la orilla, pues no existen en los márgenes espacios apropiados para reposar y el cansancio sumado a la frialdad de las aguas puede jugarnos una mala pasada.

Ríos y arroyos