Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.
 
×

Charco del Infierno. Río Campanillas. Almogía

Diputación de Málaga

Charco del Infierno. Río Campanillas. Almogía

  • Espacio Protegido: No incluido
  • Vertiente: Distrito Hidrográfico Mediterráneo
  • Curso fluvial principal: Río Campanillas
  • Municipio: Almogía
  • Coordenadas: x: 365538 / y: 4076821 / z: 151 m
  • Localización: Fácil
  • Acceso: Cómodo
  • Interés para el baño: Medio

 

Cómo llegar

La referencia es Málaga y la A-7075, carretera de segundo orden que une la capital con Antequera. Justo al lado del punto kilométrico 18 nos desviamos a la izquierda por un carril que accede a una gran explanada y a un tramo de la antigua carretera, cuyo puente, ahora abandonado, vemos muy cerca. Aquí existe suficiente espacio para aparcar. Sirva de referencia un cartel informativo de la plaga del mejillón cebra, ya que nos hallamos en la cola del embalse de Casasola. Ahora se remonta el cauce durante un corto trecho, hasta llegar en breves minutos a un gollizo donde hallamos el alargado y estético charco.

 

Datos de interés

La charca no podía tener mejor nombre, ya que se expande en un pequeño cañón entre moles margocalizas, dejando entrever sus oscuras aguas entre apretadas paredes que lo constriñen dándole un aspecto tenebroso. A pesar de que el cauce suele secarse a mediados del verano, esta charca preserva su caudal durante todo el verano. No existe un espacio cómodo para instalarse, ni tampoco sombra, ya que el sol incide durante gran parte del día. Las grandes avenidas impiden la presencia de vegetación riparia. Bajo las aguas se observan bogas (Pseudochondrostoma willkommii) y a los miméticos galápagos.

 

A tener en cuenta

La zona de baño es una badina encajada con el espacio más ancho en el primer tramo. Tiene una longitud de unos 40 m y cubre en gran parte de su extensión. En verano, las aguas se presentan calmas y la profundidad no permite ver el fondo, lo que llega a inquietar a quien se baña. La experiencia de nadar en este pequeño cañón no deja indiferente a nadie. Al final de la garganta el cauce se abre, aunque se encuentra más encajado que en el otro extremo. No se recomienda saltar desde los cortados. El paraje ha sido reconocido por la Diputación de Málaga como “Rincón Singular Provincial”.

Ríos y arroyos