Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

×

Caracola (Charonia lampas)

Diputación de Málaga

Caracola (Charonia lampas)

IDENTIFICACIÓN

Esta caracola es el molusco gasterópodo con concha de mayor tamaño en el mar Mediterráneo. Pueden superar los 30 cm de longitud. Se caracterizan por una concha grande, sólida y robusta, con 9 vueltas de espira cubiertas de costillas. La última vuelta de espira es muy grande dando lugar a una abertura bucal muy grande. El canal sifonal es muy corto. Son de color marrón claro con nódulos de color blanco. Tienen un opérculo (tapa) córneo grande y ovalado.

 

DÓNDE VIVE

En Andalucía aparece a ambos lados del estrecho de Gibraltar, aunque no se trata de una especie que se pueda considerar abundante. Colonizan fondos rocosos, aunque también tienen apetencia por fondos colonizados por praderas de Posidonia oceánica. Pueden alcanzar los 200 m de profundidad.

 

CÓMO VIVE

Se alimentan, principalmente, de grandes equinodermos, como pueden ser erizos y estrellas de mar. Gracias a su gran tamaño pueden engullir a sus presas enteras. También captura moluscos bivalvos, gracias a una segregación ácida que les permite disolver sus conchas.

Presentan sexos separados y a partir de huevos generan abundantes larvas que, tras un periodo nadando entre el plancton, se fijan al sustrato para generar la concha.

 

DÓNDE SE VE EN MÁLAGA

Al tratarse de una especie poco abundante, y muy exigente en cuanto al entorno en el que habita será necesario buscar playas tranquilas, con rocas y/o praderas marinas para intentar verlas vivas. En el caso de estar en la zona, su gran tamaño las delatará. En cuanto a verlas en la orilla es una tarea mucho más complicada, pues, en el caso de acabar arrastradas por el oleaje, serán rápidamente recogidas por el primer curioso que pase por la playa y la vea.

 

CURIOSIDADES

Se trata de una especie recogida tanto en el catálogo andaluz como en el nacional de especies amenazadas bajo la categoría “vulnerable” sin olvidar que es una especie recogida por la directiva Hábitats y los convenios de Barcelona y Berna.

Es comestible, muy apreciada por su excelente sabor, pero no ha sido solo el afán por su consumo el que la ha puesto en esta situación. Su valor como especie ornamental, la vulnerabilidad ante capturas accidentales por pesca de arrastre y estar asociadas a hábitats en regresión, son elementos clave para entender los procesos que la han llevado al estado de regresión actual.

 

ESPECIES SIMILARES

Hay otras caracolas que podrían generar confusión, especialmente con los juveniles que aún no han desarrollado su tamaño máximo.

Fauna > Moluscos
Medios
Marino