Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.
 
×

Árboles, arbustos y herbáceas

Diputación de Málaga

Árboles, arbustos y herbáceas

¿QUÉ ES UNA PLANTA?

Fanerógamas terrestres es el nombre que reciben las plantas terrestres en sentido amplio, es decir, plantas vasculares que producen flores, frutos y semillas y que se desarrollan en tierra firme, de forma que, aquellas que viven en la franja litoral, se conocen como fanerógamas terrestres litorales. En esta franja litoral, se pueden distinguir varias zonas: intermareal, playas, acantilados y la franja de tierra en proximidades inmediata de las playas, y en cada una de ellas existen especies de plantas propias especialmente adaptadas a las condiciones prevalecientes y nutrientes disponibles. Se incluyen en este grupo, especies arbóreas (Ej. Pino piñonero o alcornoque), arbustivas (Ej. Sabinas o palmitos) y herbáceas (Ej. Azucena de mar o manzanilla amarga), desde perennes, caducas o incluso bulbosas o anuales.

 

¿DÖNDE VIVEN?

Según la definición anterior, este grupo abarcaría todas las plantas que habitan en zonas de dunas y arenales, es decir sobre sustratos arenosos que además son movidos por el viento, marismas y saladares, sobre un sustrato fangoso y normalmente cubierto de agua salada y acantilados y pedregales, sobre un sustrato duro y con poca profundidad. Todos estos ambientes son de una dificultad extrema para las plantas, lo que hace que éstas tengan que adaptarse a vivir en condiciones extremas.

 

¿CÓMO VIVEN?

Tal y como se ha dicho anteriormente, las plantas del litoral están adaptadas a condiciones ambientales muy duras, como por ejemplo la elevada salinidad, para la que algunas especies,  denominadas suculentas, son carnosas, almacenando gran cantidad de agua para equilibrar la concentración de sales; otras por su parte han desarrollado glándulas con las cuales excretan la sal que han absorbido por sus raíces. Además, los fuertes vientos hacen que las plantas tengan un porte pequeño, en algunos casos, rastrero, para evitar ser dañadas y un sistema de raíces muy fuerte para evitar ser arrastradas por el viento.

 

IMPORTANCIA ECOLÓGICA

Dados los ambientes en los que se desarrollan estas especies, son mucho los beneficios ecológicos que aportan, desde la fijación de las arenas en las dunas para evitar que sean arrastradas por el viento, limpieza de contaminantes en las zonas de marismas y saladares y evitar la erosión y desertización en zonas acantiladas con fuertes pendientes. Muchas de estas especies, también sirve de alimento y refugio para muchas especies que se encuentran en la base de la cadena alimenticia, como por ejemplo el conejo.

Flora > Árboles, arbustos y herbáceas
Medios
Terrestre