Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.
 
×

GR 249. Etapa 02: Rincón de la Victoria - Vélez-Málaga

Diputación de Málaga

GR 249. Etapa 02: Rincón de la Victoria - Vélez-Málaga

Los túneles del Cantal

Comienza la etapa en el límite occidental del municipio del Rincón de la Victoria, marcado por el arroyo Totalán. La Cala del Moral es el núcleo de población situado a poniente del Cantal en una ensenada de un kilómetro de longitud donde hay un varadero nada más empezar. Luego se entra en el paseo marítimo, con la opción de utilizar los acerados del Paseo Blas Infante o el más recomendable tránsito por la arena apisonada. Es esta una excelente solución para la práctica del deporte que se ha utilizado en todo el término municipal. A un lado queda la estación de ferrocarril, de mampostería y ladrillo rojo.

El final de la playa es un alargado espigón y supone un ligero ascenso hasta el cerrito calizo del Cantal. Aquí pueden utilizarse los túneles de Ferrocarril Suburbano de Málaga, inaugurado en 1908 y en funcionamiento durante 60 años, o unas pasarelas peatonales que a mayor altura se asoman al Mar de Alborán. Existe la posibilidad de combinar ambas infraestructuras y, en cualquier caso, la última parte hay que recorrerla por el interior del túnel más largo, iluminado y con un carril especial para ciclistas y patinadores.

 

Por las playas de Benagalbón, Chilches y Benajarafe

La torre almenara medieval del Cantal está justo encima de la boca del túnel sobre la roca, y al otro lado comienza la Playa del Rincón, probablemente la de mayor longitud y anchura de la Axarquía. El esquema vuelve a ser el mismo que al principio de etapa, con un vial arenoso y firme aledaño a las filas de casas con jardín. Los arroyos son aquí de escasa entidad y están integrados en el ajardinamiento mediante traviesas de madera. A escasos metros de la segunda de las estaciones del ferrocarril que se ven durante la etapa, en el kilómetro 3.5 se puede atravesar la nacional y acceder a la Casa Fuerte Bezmiliana, un fortín del siglo XVIII.

Un poco más adelante se cruza sin dificultad un cauce algo más ancho, el del arroyo Granadilla, y la vegetación potencial del desaparecido cordón dunar se muestra con un mayor número de especies, incluso protegidas del pisoteo potencial mediante ligeras vallas. Después del nuevo apeadero, y casi en el kilómetro 6, se puede buscar la almenara medieval que le da nombre a la Torre de Benagalbón en una rotonda a 100 metros del sendero en plena travesía.

El Arroyo de Benagalbón precede al de Santillán, donde al desaparecido puente ferroviario le ha sustituido el peatonal de la Gran Senda, dando paso al término municipal de Vélez Málaga y a otro de los apeaderos del tren litoral, el de Chilches (km 7.7), muy maltratado por las pintadas pero bien conservado arquitectónicamente.

Ahora hay un cambio de vial puesto que se camina por el arcén acondicionado cercano a la Nacional 340, si bien al principio hay un tramo de dunas con tarajes. El primer núcleo de población veleño resulta ser el de Chilches, donde hay una nueva torre almenara medieval, esta vez bastante más fácil de localizar desde el camino. Unos sorprendentes huertos tradicionales preceden a las playas de Benajarafe, pedanía también, que son algo más anchas que las anteriores. El origen ferroviario del camino se constata de nuevo con el correspondiente apeadero, al lado de la almenara medieval e integrado en el paseo.

La mitad de la etapa lo marca claramente la Torre de Moya (gorda, por su tamaño, km 11.8) fortificación del siglo XVIII de cuando la urbanización aledaña a la costa era testimonial y la lucha contra las incursiones piratas el día a día. Está sobre un cerrito y tiene una chimenea al lado, de una antigua fábrica.

 

Hacia el Peñón de Almayate

El sendero se dirige ahora hacia la playa, con el característico color grisáceo de la arena, y al pasar por unos tarajes se deja a la izquierda una antigua casa de sillares de arenisca. Hay un par de interesantes cordones dunares con cañaverales separados por una urbanización, y al final se llega a la rambla del arroyo de los Íberos. Hay que andar por el cauce hacia el norte, pasar por debajo de la nacional, salir hacia el este de nuevo por la escollera y caminar unos metros por la carretera de Cajiz (MA-3203). Se debe prestar atención en la curva para tomar ya la pista de tierra con huertos y cultivos de subtropicales a ambos lados del camino.

Después de cruzar el arroyo Almayate hay un camping y una exportadora de productos del aguacate, pero la parada obligatoria es para el Castillo del Marqués, reconvertido tras diversos avatares en Escuela de Hostelería. Fue construido en 1.766 como fortín frente a las amenazas por mar y podía emplazar cuatro cañones. De nuevo sobre la plataforma ferroviaria abandonada, se pasa por la fallida de la Catedral de Málaga entre los siglos XVI y XVIII. No obstante, la facilidad para cantear esta piedra se descubrió en el siglo VIII a.n.e. y ha seguido siendo explotada hasta hace muy poco. Aparte de un muestrario de la fauna litoral (sobre todo moluscos) el Peñón se situaba como baluarte occidental de la desaparecida ensenada del Río Vélez, que aprovecharon los fenicios para construir el cercano asentamiento de Los Toscanos, que se deja a la izquierda.

 

El Camino Viejo de Málaga

Los altos cortados del Peñón cobijan a su sombra una de las acequias que riegan las fértiles tierras formadas en tiempos históricos ocupando aquella antigua bahía fenicia. Pocas zonas agrícolas litorales de Málaga son tan extensas como las vegas del Río Vélez ni tan productivas. El clima mediterráneo subtropical se debe al cobijo frente a los vientos norteños que proporcionan las sierras de Tejeda y Almijara y las del Arco Calizo Central, que ya empiezan a verse desde aquí. Por otra parte, justo en el cruce de Los Toscanos se puede girar hacia el sur por la carretera, cruzar la nacional y, en medio de una de estas parcelas de cultivo dedicadas a las verduras y frutas está la Torre Manganeta, del siglo XVI, bastante maltrecha y la más modesta de las vistas hasta ahora. La diferencia de cota y de distancia al mar entre esta atalaya y la ciudad fenicia evidencian la evolución del nivel del mar y el relleno de la cuenca con sedimentos.

El ligero componente nordeste del camino se torna norte en cuanto se cruza el Río Vélez por encima del maltratado puente del ferrocarril, justo a la entrada del núcleo urbano de Torre del Mar, que se queda a la derecha en el quiebro, así como el acceso a la desembocadura del río Vélez. De nuevo entre parcelas de labor de regadío, y con el cauce del río a la izquierda, desde el paraje de la Barranca ya se divisa la capital de la Axarquía al frente. La imagen de Vélez Málaga con su fortaleza coronando el cerro entre los pardos cerros y las moles de Sierra Tejeda y Almijara detrás es ahora la referencia del senderista.

Cuando se vuelve a acercar el camino al cauce se deja a la derecha la Estación Depuradora de Aguas Residuales, antes de pasar por debajo de la A-7. Empiezan a alternarse los campos de cultivo con las naves industriales por la cercanía de la ciudad y, para finalizar en la Rotonda de Nuestra Constitución, el GR-249 pasa por encima de la A-356 girando progresivamente al nordeste.

Rutas
Rutas A pie En bicicleta
Acceso -

1.Inicio de la Etapa:          

Acceso al Punto de Inicio: A la Cala del Moral se accede cómodamente desde la Autovía del Mediterráneo. Hay un nudo de comunicaciones cerca del inicio donde confluyen los accesos desde la A-7S, la MA-24 del Rincón y la costera N-340.

Punto de Inicio: Arroyo de Totalán, donde empieza hacia levante el término municipal del Rincón de la Victoria.

Para disfrutar de la senda sin peligros:  Hay que planificar bien cómo se va a enfrentar un recorrido tan largo y lineal que pone el inicio y el final de etapa tan distantes. No debería haber problemas para el retorno o la estancia, pero en cualquier caso no deben dejarse estos temas a la improvisación.

Hay posibilidades de proveerse de alimentos o agua en casi todo el recorrido, dificultándose este menester a partir de Almayate por alejarse el sendero de la carretera que vertebra la costa. En esta última parte, además, hay cierto tráfico de vehículos relacionado con la agricultura, con lo que hay que extremar las precauciones tanto como en el tránsito por el arcén de la carretera.

El único vado conflictivo de un arroyo es el de Santillán, debido al desplome del antiguo puente del ferrocarril, pero normalmente no supone peligro a causa de su caudal salvo frente a grandes tormentas, que de todos modos no son frecuentes. La pequeña subida por dentro del cauce del Arroyo de Iberos tampoco debe presentar dificultad alguna en condiciones normales.

Los Acantilados del Cantal disponen de barandas protectoras, pero la cercanía de las rompientes llama a la precaución cuando haya temporal. Lo mismo ocurre en los lugares donde una somera escollera de piedras separa al sendero del envite de las olas.

Por ahora el puente ferroviario sobre el Río Vélez no cuenta con barandas protectoras, pero es lo suficientemente ancho como para transitar sin demasiado peligro. Cuidado con la tornillería que aflora del hormigón.

Por último, y como norma general en la costa malagueña, la orientación de oeste a este del trazado supone que se tenga el sol enfrente durante las primeras horas del día y directamente detrás el resto. Es necesario protegerse de la insolación.

2. Finalización de la Etapa:

Acceso al punto de finalización: La citada A-356 comunica la Autovía del Mediterráneo mediante dos enlaces con la A-45 en Casabermeja y con el Puerto de las Pedrizas.

Punto de finalización: Rotonda de Nuestra Constitución, en la entrada oeste de Vélez Málaga desde la A-356.

3. Alternativas:

Posibles escapes: Prácticamente en cualquier punto del recorrido se tiene cerca la N-340, con todos los servicios propios de la alargada urbe que es la Costa del Sol oriental. Al principio está hacia el interior, al norte, y a partir del kilómetro 13.2 (Arroyo de Iberos) está hacia la costa, al sur.

Punto de no retorno: A partir del Peñón de Almayate (el que tiene el toro en su cima, aproximadamente en el kilómetro 19.5) es más conveniente terminar la etapa que tomar alguna otra alternativa.

Enlaces a otros senderos y Vías Pecuarias: Desde la primera etapa el GR 92 E12 continúa su deambular por la costa malagueña compartiendo trazado con esta segunda pero disintiendo en la dirección que lleva respecto al GR-249.

No se prodiga demasiado esta parte del litoral en lo que a senderos homologados se refiere, y además se concentran todos en la misma zona, al norte del núcleo de población principal del Rincón de la Victoria. Se trata de tres Senderos Locales consecutivos que parten del Arroyo de Granadilla y, como no puede ser de otra forma dado el enclave, ascienden a diferentes cerros y altos desde los que ofertan espectaculares vistas hacia el sur, hacia la costa.

El SL A-82 Arroyo Granadilla Cerro de la Capitana es un recorrido circular de 8 kilómetros y medio que cuenta con el acceso a la Torre de Albenda como uno de sus atractivos. El interesante recorrido por el fondo del valle lo comparte con el SL A-83, además de haber un enlace en la cota más alta que los unifica de nuevo aportando alternativas. Si el anterior describía un bucle hacia poniente, este que se denomina Arroyo de Granadilla (o Granadillas, según dónde se consulte) Cerro del Tío Caña se va a levante, con una longitud de unos 7 kilómetros que se ha diseñado también circular.

El último, el SL A-84 Cerro de Benagalbón Cerro del Tío Caña es, por el contrario, lineal, coincidiendo con el anterior algunos metros pero en este caso partiendo desde el núcleo de población de Benagalbón y llegando al Rincón de la Victoria en descenso. Los tres juntos dan bastante juego y permiten diseñar itinerarios personalizados variando el trazado.

 

Duración - 5:25 horas
Longitud - 24400 Km