Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.
 
×

GR 249. Etapa 10: Alfarnatejo (Pulgarín Alto) - Alfarnate

Diputación de Málaga

GR 249. Etapa 10: Alfarnatejo (Pulgarín Alto) - Alfarnate

Atención cambios en la etapa

Proyecto en fase de redacción. Se elimina una controversia de terrenos para eliminar la carretera desde el Pulgarín hasta el puerto de Sabar.

 

Hasta el Puerto del Sabar

El sendero comienza subiendo un tramo de carretera para desviarse a la izquierda por la mencionada Vereda de la Costa, bajo el Tajo de Doña Ana con su reciente desprendimiento. El Río Sabar discurre paralelo al sendero y lo separa de la Sierra de Sabar, un promontorio calizo empequeñecido por el entorno. Hay que prestar atención a varios olivos de gran porte, con gruesos troncos y varias veces desmochados que crecen en estas claras tierras.

Cuando se llega a la carretera A-7204 entre Riogordo y Periana se tuerce a la derecha, hay que pasar por un puente el Río Sabar y ascender hasta el Puerto de Sabar donde se deja la carretera en pos de una pista a ratos de tierra y a ratos hormigonada.

 

Hacia el Cortijo de Auta

La pista hormigonada sirve para acceder a un depósito de agua en lo alto de un cerrete y continúa hasta el kilómetro 5.5 en que coge hacia el oeste un carril abandonado tomado por las plantas ruderales y algunas retamas entre tierras de labor de secano, olivares y almendros. Cuando se pasa por la cabecera del Arroyo de las Morenas llama la atención abajo una encina sobre una roca aislada de arenisca. Aquí y allá se ven los testigos arbóreos del pasado esplendor de los encinares de la zona. Las laderas dejan ver una amplia panorámica hacia el suroeste, pero no se llega a ver Riogordo metido como está en una hondonada. Al norte, cada vez más cerca, los perfiles del Tajo de Gomer en su cara más accesible.

El descenso hacia el Cortijo de Auta y el Río Borbollón, tras vadear el Arroyo de Auta, sigue la misma tónica. La única vegetación es la propia del río, una ancha cinta verde entre los campos de cultivo de cereal, y la asentada sobre los majanos y las herrizas de piedra, como islas repartidas por el terreno alomado. Un cartel explica la hipótesis, no confirmada, como lugar de nacimiento de Omar Ibn Hafsum, el líder de la revuelta contra los Omeyas y el Califato de Córdoba que sentó sus reales en la Fortaleza de Bobastro, que una posterior etapa nos permitirá conocer. De hecho, los escritos señalan que nació “en la Alquería de Torrichela, cerca del Castillo de Autha”, y aunque solo sea por la similitud del topónimo merece la pena tenerlo en cuenta. Como ocurre tantas veces, su origen se lo disputan a día de hoy varios pueblos.

En el caserío, en franca decadencia y con una enorme era que da la bienvenida, se tuerce hacia el norte y comienza la subida. Enseguida se llega al Nacimiento del Río Borbollón, a los pies de un cerrito señalizado como yacimiento arqueológico y formado por rocas silíceas de origen plutónico y bonito color verde.

 

El camino de la sierra

El contraste con el anterior sector es patente cuando se entra en el bosque de encinas y quejigos que ocupa toda la vertiente sur del farallón calizo entre la Sierrecilla del Rey y las moles de los Tajos. A los pies, en el contacto geológico, las ruinas de los Cortijos de Farriñas y El Cuartillo, que se quedan a la derecha. En estas laderas orientales juega también con ventaja el acebuche, que aparece por doquier.

Cuando se corona el puerto, cerca de unas torres eléctricas, se tuerce hacia levante y el paisaje se dulcifica en la nava, un poldje procedente de la erosión de las calizas, de tierra muy roja y apta para el cultivo. Ahora se dejan a la derecha los riscos calizos, con el cada vez más patente Tajo del Fraile, y por lo norteño el encinar se acompaña de grandes cornicabras, un espectáculo en otoño cuando estos arbustos enrojecen.

 

Entre Alfarnatejo y Alfarnate

Los dos pueblos ocupan las zonas menos cultivables de los llanos que las rodean, a orillas del Río Sabar y entre los riscos. El Morrón de Malinfierno (el espolón rocoso noroccidental de la Sierrra de Enmedio) se sitúa entre Alfarnate y Alfarnatejo impidiendo que se vean entre ellos. Estas estribaciones también están ocupadas por un encinar, en este caso más joven, sobre todo en las primeras rampas de subida. El Tajo de Malinfierno se encuentra más despoblado y en él lastones, aulagas y jaras blancas tapizan los canchales de piedra con espinos majoletos dispersos.

El Río Sabar (o Arroyo del Palancar) describe aquí un meandro rodeando la sierra y deja a su derecha las ruinas de un antiguo molino aceitunero que, por lo que parece, vertía el alpechín al cauce en el llamado Charco del Aceite. La proximidad de la antigua cantera reconvertida en escombrera ensombrece el paisaje. Al otro lado del Cerro de la Venta, sobre el que se asentaba el molino, está la famosa Venta de Alfarnate. El cerrito tiene una densa vegetación en su ladera norte, lo cual se observa cuando el camino lleva al senderista a pié de río de nuevo. El sendero circula paralelo al cauce, pasa por una zona de descanso habilitada con bancos y se desvía a la derecha de pronto para evitar la carretera por una zona de bancales antiguos, con el pavimento empedrado y muritos de piedra seca delimitándolo.

La entrada a Alfarnate se realiza por la Calle Pozo Rincón y buscando la proximidad del Río, desemboca en la Plaza del Puente.

Rutas
Ruta A pie
Acceso -

1.Inicio de la Etapa:

Acceso al Punto de Inicio: La propia carretera que enlaza Alfarnatejo con la A-6100.

Punto de Inicio: Pulgarín Alto en la carretera MA-157.

Para disfrutar de la senda sin peligros: No hay excesivos peligros en la etapa, salvo los 3 kilómetros de carretera que hay que andar, tanto al principio como entre el Río y el Puerto de Sabar y un trocito al salir de Alfarnatejo. Ahí, como siempre, hay que extremar las precauciones. Hay zonas de bastante barro y algunos tramos de sendero tienen piedras sueltas y un firme a veces en mal estado. No hay que vadear cauces de importancia.

2. Finalización de la Etapa:

Acceso al punto de finalización: Desde Málaga por la A-6118 dirección Periana y tomando la MA-155. Desde Granada, la salida 187 de la A-92 lleva en dirección a Zafarraya y hay que seleccionar la MA-4102 que por el Puerto de los Alazores lleva al pueblo.
Punto de finalización: La Plaza Puente de Alfarnate.

3. Accesibilidad:

Posibles escapes: Los puntos de carretera hasta el Puerto del Sabar y el pueblo de Alfarnatejo.

Punto de no retorno: En el Cortijo de Auta es complicado decidir qué hacer, pero se recomienda seguir adelante una vez que se ha empezado a subir la cuesta. Aunque lo más sensato en caso de problemas es no seguir el GR y coger el carril principal, hacia el suroeste y luego al sur, que lleva a Río Gordo, que está relativamente cerca, desde el cortijo.

Enlaces a otros senderos y Vías Pecuarias: El GR-7 E4 en su Ramal Sur o Granadino coincide con la Gran Senda de Málaga, solo que en sentido contrario, desde Pulgarín Alto hasta el Cortijo de Auta. Es la opción de escape que se señaló antes, puesto que pasa muy cerca de la localidad de Riogordo. Ese mismo sector está publicitado por el Ayuntamiento de Riogordo como Ruta de los Tajos hasta el Puerto de Sabar e in-dica el recorrido del GR-249 para seguir. Propone también otra denominada Ruta de la Sierra desde el Cortijo de Auta. No están balizadas como sendero homologado pero hay interesantes carteles informativos de localización.

La Vereda de la Costa sigue el curso fluvial del Sabar por las angosturas hacia Pulgarín Alto y coincide con la pista de tierra por los olivares centenarios.

La parte final de la etapa concuerda en parte con un sendero circular de Alfarnate, el PR A-268 Bosque de las Morillas  Alfarnate. Tiene 5.3 kilómetros de longitud y sube al Morrón del Águila conectando con la Gran Senda de Málaga en el carril de ascenso al Puerto y Mirador de Malinfierno. Hay una variante algo más larga que lleva a la Venta de Alfarnate.

 

Duración - 4:35 horas
Longitud - 16600 Km