Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

×

Hotel La Cazalla (Establecimiento Singular)

Diputación de Málaga

Hotel La Cazalla (Establecimiento Singular)

Establecimientos Singulares

Abandonando la ciudad de Ronda, y camino de Algeciras por la A-369, a unos 800 m. nos encontramos, a la derecha, una segunda rotonda que, tomándola, nos marca el inicio del desvió hacia "La Cazalla", finca de más de 51.000 m2 ubicada a 2,8 km en el espectacular Tajo del Abanico. Por carriles llenos de frondosa vegetación y, siguiendo las marcas azules dibujadas en las piedras que flanquean sus laterales, llegamos a este magnífico establecimiento situado en un paraje de belleza inesperada y sorprendente. Y es que la finca constituye en sí un minúsculo y privado valle.

Entre encinas centenarias, olivos, nogales, membrillos, granados, caquis y otros muchos árboles, se encuentra la vieja casona, hoy en día totalmente restaurada y adaptada para su uso turístico. En el establecimiento, rodeado de exuberante vegetación, se han respetado los elementos más tradicionales de la arquitectura andaluza: la teja árabe, las paredes blancas, los suelos de barro, las terrazas empedradas y las fuentes que entroncan con la tradición árabe de la propia finca y de la zona en la que se ubica.

La Cazalla, que funciona en régimen de hotel, cuenta con seis amplísimas habitaciones, todas con ventana al exterior desde la que se puede contemplar la espectacularidad del paisaje. Cada una de ellas dispone de unos prismáticos para el uso exclusivo del huésped. Su decoración es sobria, predominando los colores blancos y cremas, los muebles antiguos y, en las paredes, grabados y cuadros acordes con el lugar. Las camas, de matrimonio y con edredones de plumas, son enormes. El coqueto baño está dotado de todos los elementos necesarios para una cómoda estancia así como de ventana al exterior, de manera que la luz y el paisaje siempre estén presentes en el recinto. Como elemento muy singular, tenemos la ducha. De forma cilíndrica y junto al baño, pero fuera de él, nos permite disfrutar de unos momentos de absoluto relax.

Los salones, divididos en dos niveles y comunicados entre sí a través de arcos de medio punto y de herradura, son auténtica expresión del buen gusto. El de nivel más bajo conserva un suelo, cuidadosamente rescatado y restaurado, de la época romana así como una de las paredes, en roca, de la primitiva casona. Este elemento se ha ido incorporando en la construcción de nuevos espacios, incluido el comedor, con lo cual, la roca viva del entorno forma parte de las paredes de todas las zonas comunes.

El lema seguido en la decoración ha sido la sencillez, la comodidad y el lujo sin ostentación. El resultado es lograr que todos los ambientes creados contribuyan a la armonía del conjunto y a su autenticidad. En líneas generales, hay pocos objetos de adorno pero todos ellos tienen un valor estético importante dentro de los ambientes creados en cada espacio. Sus cómodos sofás y sillones, que acompañados de lámparas de pié que iluminan los diferentes rincones, crean pequeñas zonas íntimas y acogedoras que invitan a largas tertulias o a la lectura. Para ello la biblioteca cuenta con una interesante colección de libros en inglés y castellano y, por otro lado, la dueña domina distintos idiomas y su hijo perfectamente el inglés. Ésto facilita que el huésped extranjero disfrute de amenas conversaciones que le hacen sentir como en su propio hogar.

No hay televisión ni en las habitaciones ni en las áreas comunes ya que es un establecimiento comprometido con el mantenimiento del ambiente de paz y serenidad del paraje, sin que nada turbe el descanso y aislamiento del huésped. La música ambiental fluye continuamente por toda la casa interrumpida exclusivamente por el sonido de los pájaros.

En "La Cazalla", que permanece en funcionamiento todo el año, el precio de la habitación incluye el desayuno. Aunque no cuenta con restaurante sí dispone de un singular servicio de restauración, que funciona a petición previa de los clientes. La oferta gastronómica se basa en productos autóctonos y en una cocina creativa que Rodrigo, el hijo de la dueña, sabe imprimir en cada uno de sus platos. En cuanto al servicio de bar, éste también es un tanto especial, ya que el huésped se sirve de la nevera o del nutrido y selecto bar lo que desea "apuntándose" en su cuenta lo que consume.

En la propia finca nace un manantial, del que se nutre la alberca de la casa. El frescor del agua hace que, en verano, los huéspedes aprovechen la ocasión para refrescarse. Es una alberca del siglo XII y su puesta en valor, como recurso turístico, tuvo su origen en la reparación de antiguas filtraciones en la, hasta entonces, alberca "moderna". Con mucho cariño, tiempo y trabajo se recuperó la vieja piedra y, con ella, la antigua alberca. Es un rincón romántico, rodeado de agua y plantas, siendo a su vez el inicio de un pequeño sendero también totalmente recuperado a través de espesos zarzales. Siguiéndolo, llegamos a un pequeño cerro, con bancos de piedra y frondosa vegetación, desde el que podemos contemplar, de nuevo, el majestuoso paisaje. También cuenta la casa con una singular piscina diseñada a semejanza de un antiguo canal de riego árabe y cuya agua, también del manantial, llega a ella a través de una pequeña cascada.

"La Cazalla" es, ante todo, un establecimiento que ha sabido conjugar Naturaleza con Turismo y en el que la intimidad, el descanso, el relax y la confianza son los auténticos protagonistas.

Hoteles > Hotel 2 estrellas
La Cazalla, Tajo del Abanico; Apartado de Correos 160, CP 29400
952114175/678 45 60 16
952114175
Director - María Rosa Ruiz González
Capacidad - 6 Habitaciones