Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

×

GR 249. Etapa 34: Benalmádena - Alhaurín de la Torre

Diputación de Málaga

GR 249. Etapa 34: Benalmádena - Alhaurín de la Torre

La Garganta del Quejigal

El comienzo en la Calle Luís Cernuda lleva al sendero a pasar la Autovía del Mediterráneo por un túnel que es el desaguadero de Arroyo Hondo, torciendo enseguida hacia la derecha para transitar durante un kilómetro de ascenso suave al lado de la AP-7S. Se suceden las casetas de registro de un antiguo abastecimiento de agua para consumo, ya en desuso, mientras que se deja a la izquierda un primer desvío a la Ruta 4. Tras la quinta caseta está el segundo enlace con la Ruta Rosa, que también se desecha, y entonces el camino que iba hacia el norte vira bruscamente hacia el noroeste. El ralo matorral de esparteras, clavellinas y cardos (están aquí los interesantes y poco comunes Carthamus arborescens y Ptilostemon hispanicus) va dando paso a un sotobosque bajo los pinos carrascos más denso y alto, con palmito, aulaga, hinojo de burro, cornicabra, lentisco, aladierno y enebro.

Se pasa por una abandonada cantera muy umbrosa y a partir de entonces la pendiente de la ladera es mucho mayor, mientras el sendero se interna en el estrecho valle. Desde un altozano que hay antes de vadear el Regajo del Quejigal se tiene la mejor panorámica del circo rocoso que lo cierra en su cabecera, destacando el Tajo del Quejigal con sus cornicabras, encinas y pinos enriscados. Las adelfas, juncos y equisetos del arroyo denotan la humedad del sustrato mientras que la abandonada fuente que sigue parece querer desmentirlo.

El camino transita después por el horcajo que forman los dos torrentes que componen la cabecera del valle y es ahí donde el matorral noble adquiere su mejor representación de solana a base de maduros ejemplares de enebros, mirtos, cornicabras, lentiscos y aladiernos acompañados de romeros, palmitos, jérguenes y jaras entre los pinos resineros. Es entonces (kilómetro 2.7) cuando empiezan los areneros, se atraviesa un nuevo torrente y hay que volver a superar una buena pendiente. Hacia levante se ve la ladera descarnada del otro lado de este nuevo vallecito, sin vegetación protectora que haya podido frenar la pérdida de suelo.

Se llega así al cruce ya conocido, situado cerca del Tajo de la Sabia, que se encuentra a pocos metros detrás de la línea divisoria de aguas.Aquí se enlaza con la Ruta  6 o Azul y se toma hacia la derecha el camino por un sector extremadamente arenoso, hábitat ideal para las plantas adaptadas a la xericidad y labilidad del terreno (muchas de ellas de distribución restringida) y animales como la lagartija colirroja (Acanthodactylus erythrurus). Poco a poco son de mayortamaño losejemplaresdepinopiñonero asentados sobre las terrazas de repoblación que parecen peinar todos estos cerros cumbreros.

 

Los Puertos

Paulatinamente va suavizándose la pendiente y se van dejando atrás, hacia poniente, las vistas sobre el Cerro del Moro, erizado de antenas, por donde discurre la última parte de la Etapa 33 que viene desde Mijas. El primero de los Puertos es el de la Cruz (km 4.0), donde Benalmádena y Alhaurín de la Torre se juntan, mientras el GR mantiene la cota de 650 metros con buenas panorámicas hacia Benalmádena primero y hacia el Cerro Calamorro después caminando por entre coscojas que se asientan sobre el punto más alto del día.

Se llega al Puerto Viejo, un collado en el que concurren los senderos que suben al Calamorro desde Benalmádena (es usual observar grupos de personas arriba en alguno de los miradores). El camino seleccionado opta por la ladera septentrional, acompañando a un tendido eléctrico que hay un momento en que está alarmantemente cercano. Pero lo más impactante es sin duda el calvero provocado por la actividad minera abajo, en el paraje de Sierra Llana entre los Arroyos Blanquillo y del Pinar. Varias empresas se han dedicado (en terreno de Alhaurín de la Torre) a excavar y preparar la blanca caliza para obtener áridos de diferente granulometría destinados a la construcción. En algunos puntos se ha abancalado el talud y reforestado con coníferas, las únicas plantas capaces de prosperar en este suelo desnudo. No cabe duda de que se trata de un tema que genera controversia, pues es difícil aunar conservación y producción, pero lo es aún más en un entorno de la fragilidad de la Sierra de Mijas.

El siguiente viso es el Puerto de las Ovejas (km 5.8), muy importante porque aquí se accede a un carril que sube desde el Arroyo de la Miel. El ramal que tira hacia la derecha sirve para ascender hasta la estación del telecabina. Por otra parte, es ésta la cabecera del Arroyo de los Muertos y del Saltillo, y por tanto el lugar por el que suben o bajan algunos de los senderos alternativos descritos, y en concreto también la Ruta 1 o Roja, perimetral del Calamorro. Por pista de tierra ahora dando vista al litoral, se llega a un cruce de carriles que marca el Puerto del Viento. Como ya es habitual a estas alturas, el GR selecciona el que va por la cumbre. Los otros se dirigen hacia el sudeste al Arroyo de la Miel (un buen escape) y su cementerio y hacia el norte a las canteras del Arroyo Blanquillo.

El Complejo Cañada del Lobo es lo que el GR encuentra a continuación. El Ayuntamiento de Torremolinos ha instalado aquí una serie de infraestructuras turísticas y medioambientales unidas por viales de tránsito público que disponen incluso de luminarias nocturnas. El conjunto serrano oferta 30 plazas (en el albergue y el refugio), un mirador, la torreta de vigilancia y el Aula de la Naturaleza.

Se abandonan ya las pistas en pos de un sendero que zigzaguea por un somero lapiaz y lleva a Puerto Blanquillo (km 8.1), reconocible por un nuevo cruce que se dirige a Arroyo Blanquillo y las canteras. Justo antes se pasa por debajo de un tendido eléctrico (entre Torremolinos y Alhaurín de la Torre) y al lado de una antigua torreta de acero y hormigón.

La caliza va cambiando progresivamente cuando se pasa por el páramo elevado conocido como Loma o Llano de los Pajaritos, muy despejado de árboles y con un matorral donde preponderan las plantas aromáticas y espinosas. El descenso se inicia en un bosquete de altos pinos resineros y carrascos pasando por una interesante zona desde el punto de vista geológico por sus calizas azules y tableadas, que en tiempos se utilizaron para construir los muros de piedra seca que se conocen como Corrales del Tío Caliche (km 9.1). Es este un curioso topónimo que da fe no solo de los centenares de metros de muro construidos, sino que hace referencia a un tipo de formación geológica, el caliche, que no es otra cosa que las costras superiores endurecidas por la cal en los sedimentos de arena y cantos de las pedreras. Quizá no tuviera nada que ver el Tío Caliche con este fenómeno, pero desde luego que es posible verlo más abajo, en los taludes del arroyo.

 

El Arroyo Zambrano

La ruina de escasas dimensiones de los que fue la casa se encuentra cerca de un buen lugar para desviarse un poco hacia el norte y obtener las mejores vistas hacia Alhaurín de la Torre, muy cercano ya. En la choza misma del Caliche se encuentra uno de los mojones de Monte Público que se han empezado a ver desde el Puerto de las Ovejas, estando el siguiente en el Puerto del Canuto. Es este otro lugar emblemático por constituir lugar de paso obligado en los caminos tradicionales entre Alhaurín de la Torre y Torremolinos y escenario actual de tres senderos homologados de los tres diferentes tipos existentes en Andalucía (SL, PR y GR).

Los accesos al Pico de las Palomas, que está al este, y al Pico Jabalcuza al norte comienzan también en el Puerto del Canuto. La Gran Senda de Málaga tira en cambio hacia el noroeste y abajo para internarse en un barranco, el de Zambrano, donde la vegetación toma tintes selváticos merced al gran desarrollo de los lentiscos, cornicabras, aladiernos y algarrobos y a la maraña de zarzaparrillas y otras trepadoras. Esta densidad de la vegetación contrasta con los dos escarpes rocosos que flanquean el valle, los del Jabalcuza a la derecha y los del Coto Alarcón a la izquierda. En ellos medran espaciadas las cornicabras y otros arbustos de hoja ancha y son un buen lugar para buscar la fauna rupícola que caracteriza la sierra, entre los que hay que destacar las cabras monteses, las águilas y algunos pajarillos.

Siempre con los cables de un nuevo tendido eléctrico por encima, el valle se va abriendo progresivamente mientras que el usuario debe cruzar el torrente pedregoso varias veces hasta llegar a un llano tomado por altos pinos. Entre la hojarasca y los arbustos se pueden descubrir aún los muros de las albarradas de cultivo ya abandonadas, probablemente viñas dado el nombre que toma más abajo el camino, e incluso una choza sin tejado.

Un nuevo paso sobre el Arroyo Zambrano, justo antes de que se convierta en una pequeña cárcava excavada en los derrubios de ladera con las concreciones calcáreas aludidas, lleva a un olivar alambrado y pronto a un carril asfaltado. Es el Camino de las Viñas, que baja decidido hacia Alhaurín de la Torre entre huertos de cultivos subtropicales y casas de labor que poco a poco van siendo sustituidas por las modernas urbanizaciones que acogen el final de la etapa.

Rutas
Ruta A pie
Acceso -

1. Inicio de la etapa:

Acceso al Punto de Inicio: La carretera A-368, derivando de la Autovía AP-7S, recorre Benalmádena Pueblo convertida en travesía. Donde toma el nombre de Avenida Juan Luís Peralta está el inicio de la etapa.

Punto de Inicio: Calle Luís Cernuda de Benalmádena, en la zona alta cercana a la Autovía del Mediterráneo.

Para disfrutar de la senda sin peligros: Hay dos núcleos de cierta actividad humana en la etapa donde es posible acudir en caso necesario. Uno de ellos es el Cerro Calamorro, hasta el que llega un teleférico desde Benalmádena salvo que haga muy mal tiempo. Hasta el pico hay que subir siguiendo las indicaciones de los carteles de Benalmádena mediante la Ruta 1 o Roja. El otro punto son el Refugio y el Albergue de la Cañada del Lobo, que suelen estar ocupados los días festivos y contar con un guarda municipal.

Por lo demás, se trata de una solitaria sierra muy cercana a la costa pero que recibe innumerables visitas de senderistas y deportistas de la bicicleta de montaña.

No hay agua en todo el sendero pese a que hay alguna fuente a corta distancia que habría que conocer de antemano, sabiendo como siempre que el agua no estará tratada para el consumo humano.

La red de senderos es importante, de modo que hay que tener seguridad en lo que se hace si es que se quiere utilizar alguno de los enlaces, sobre todo en días con condiciones climatológicas adversas.

Aunque se trate de una eventualidad improbable, al rodear el Cerro Calamorro se pasa por debajo de una línea eléctrica que por condicionantes del terreno parece estar más baja de lo acostumbrado. Cuidado con los bastones telescópicos en caso de tormenta o humedad relativa muy alta.

2. Finalización de la etapa: 

Acceso al punto de finalización: El entramado de carreteras que llevan a Alhaurín de la Torre tiene su referencia en la Autovía del Mediterráneo cuando circunvala Málaga por el sur. El acceso más lógico es la carretera A-404, que también comunica con Alhaurín el Grande. Desde la Carretera de Cártama (A-357), el vial de acceso es la conocida como Carretera de Churriana A-7052 que enlaza con la primera.

Punto de finalización: Las urbanizaciones al sur del casco viejo de Alhaurín de la Torre son las más altas del pueblo, faldeando la sierra. Una de ellas, la de los Manantiales, se articula a ambos lados del Camino de las Viñas, que es el vial que lleva al destino final de la etapa.

3. Alternativas: 

Posibles escapes: Los lugares de escape se localizan entre el Puerto de las Ovejas y las instalaciones turísticas de la Cañada del Lobo. Hay que buscar invariablemente la pista forestal que baja en dirección sureste desde el cruce quíntuple del Puerto del Viento.
 

Punto de no retorno: Antes de ese punto descrito, una vez que se ha dado vistas al Calamorro (km 4.8) lo mejor es continuar hacia adelante. Por otra parte, y para el final de etapa, una vez que se llegue a los Corralones del Tío Caliche lo suyo es seguir bajando hasta Alhaurín de la Torre, que es el pueblo que está más cercano.

Enlaces a otros senderos y Vías Pecuarias: Como en otros aspectos, esta etapa también complementa a la anterior en cuanto a las diferentes alternativas. Durante los primeros 3.1 kilómetros coinciden ambas en trazado pero tienen sentido inverso, de modo que secuencialmente se dejan los desvíos a la izquierda de los dos ramales de la Ruta 4 (Rosa) denominada Tajos de la Sabia para tomar la Ruta 3 (Verde) del Tajo del Quejigal.

En donde se separan por fin los dos tramos consecutivos del GR-249 se retoma la Ruta 6 (Azul) de los Cazadores. Al llegar al Puerto Viejo, a los pies del Calamorro, la que aparece es la Ruta 1 (Roja) del Arroyo de los Muertos, que tiene diferentes alternativas. Mediante este sendero del Ayuntamiento de Benalmádena se sube a la Estación del Telecabina de Benalmádena o bien se rodea por todos sus flancos el Cerro del Calamorro, ascendiendo por su ladera de levante hasta el Puerto de las Ovejas o por la de poniente hasta el Puerto Viejo.

El PR A-172 Puertos de Torremolinos toma su nombre de su eje central, el que recorre la cuerda entre los Puertos del Canuto y Viento. Por tanto, coincide con el GR entre esos lugares, durante 2.8 kilómetros en total, solo que con origen y fin en Torremolinos, hacia el sur.

Cualquiera de los dos es una buena alternativa si se quiere terminar en esa población. La longitud de este PR casi circular es de 9.9 kilómetros y está descrito en sentido contrario al de la marcha de la Gran Senda de Málaga.

El otro itinerario homologado es el Sendero Local SL A-50 Arroyo Zambrano-Pico Jabalcuza. Coincidiendo con la parte final de la etapa y con una longitud de 4 km solo ida, se trata de la ascensión a uno de los picos más emblemáticos para los de Alhaurín de la Torre, el Pico Jabalcuza o Abarcuza, que con 609 metros de altitud es la cima más alta de las cercanas al pueblo y lugar de visita obligada para los adeptos al senderismo.

Por último, y como no podía ser menos, el Ayuntamiento de Torremolinos oferta tres rutas descritas mediante colores. Las tres tienen en común que utilizan el valle del Arroyo de la Cueva de la Higuera para ponerse en el Puerto del Canuto. La Roja rodea luego el Pico de las Palomas y vuelve paralela al punto de origen en la zona de los Manantiales. La Ruta Verde realiza un recorrido en el sentido contrario a las agujas del reloj, por la cuerda de los Puertos, y luego desde el Puerto de las Ovejas baja por el sendero que va por el fondo de la garganta del Arroyo de los Muertos (que es linde con Benalmádena).

En cuanto a la Ruta Azul, su recorrido desde el Puerto del Canuto gira a levante y luego paulatinamente al sur completando un recorrido tan largo como el de la verde pero teniendo que transitar un poco por asfalto en su regreso al origen de los tres en la Fuente del Pinar.

 

Duración - 4:10 horas
Longitud - 12300 Km