Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

×

GR 249. Etapa 24: Ronda - Estación de Benaoján

Diputación de Málaga

GR 249. Etapa 24: Ronda - Estación de Benaoján

La Hoya del Tajo

La Hoya del Tajo (por su forma de caldera) está excavada en las areniscas calcáreas y conglomerados de La Meseta de Ronda. Conforman un óvalo, más ancho en sentido norte-sur, de unos 4 km2 de superficie, ligeramente inclinado hacia poniente.

El paisaje de La Hoya lo formó la erosión fluvial del río Guadalevín al socabar las blandas arcillas y dejar en falso las compactas areniscas, que colapsaron creando paredes que superan los 100 m de altura.

El sendero utiliza para bajar desde Ronda el conocido como Camino del Campillo. Entre almendros, el sendero enlosado con la misma piedra arenisca del Tajo deja en una curva cerrada a la derecha el tradicional acceso a la base del Puente Nuevo, todavía no convenientemente acondicionado y la salida de las dos Ferratas del Tajo, pero es peligroso aventurarse por aquí sin el debido equipo.

En el siguiente y muy cercano cruce se llega a la Muralla de la Albacara, una construcción de las reconocibles formas del Asa de la Caldera  Los balcones de la Alameda del Tajo y el escarpe rocoso tapial con cal, de época árabe y erigida con la finalidad de albergar el ganado extramuros de la ciudad. Había dos puertas para franquear estas murallas, la del Cristo o de los Molinos, que queda a la derecha, y la del Viento a la izquierda, que es a la que se dirige la Gran Senda. En el lienzo tumbado que se deja un lado se aprecian perfectamente las tongas de tierra utilizadas para su construcción y los agujeros de los mechinales de las estructuras de madera con que se realizaron.

Al lado de la restaurada Puerta del Viento, un alto monolito de conglomerado se erige hacia el cielo mostrando una textura mucho más gruesa que la de las más conocidas calcarenitas del Tajo. Se accede así, en 500 metros exactos, al Camino de los Molinos. Este vial se pavimentó con sus característicos cantos rodados durante la construcción de la Central Hidroeléctrica de Ronda en la década de 1.940, y hacia ella se dirige. Las redondeadas piedras que se han visto en las paredes aparecen ahora amontonadas en muros y majanos o tapizando las laderas de la Cuesta del Cachondeo, como se conoce este lugar desde el que se tiene una de las mejores vistas del Puente Nuevo y de las paredes del Tajo.

Se llega así a una bifurcación a la izquierda donde se localizan dos de los molinos restaurados
de los 11 documentados, que se abandonaron en la primera mitad del siglo XX debido a algunos graves accidentes y a la entrada en liza del aprovechamiento energético del caudal del río. La proximidad de las acequias del Guadalevín se constata por la presencia de los primeros huertos, una vez que se ha dejado a la derecha el camino empedrado que va a la central, hasta un fuerte descenso hormigonado que sitúa el sendero sobre el cauce del Río Guadalevín. Hay determinadas circunstancias en las que el caudal es tan impresionante que incluso puede llegar a desaconsejar el paso por el puente, puesto que el curso fluvial tiene una extensa cuenca que recoge las aguas directamente de la Sierra de las Nieves.

El ascenso inmediato lleva entre huertos y nogaledas a una casa muy particular que conserva una torre medieval sin enlucir, un modelo constructivo que se repite en otras cuantas propiedades de los cañones fluviales de Ronda. Luego se asciende entre viñedos, casas de campo y un equipamiento ecuestre hasta uno de los lugares de salida natural de la Hoya del Tajo, el Puerto de la Muela, desde el que se obtienen las mejores perspectivas del camino recorrido hasta este kilómetro 3, en el que ya se pasa de los carriles hormigonados a los de grava.

 

La Dehesa del Mercadillo y La Indiana

El Puerto de la Muela es una importante encrucijada hacia la que se dirigen multitud de senderos. Entre otros, dos PR que bajan desde el extremo noroccidental de Ronda por la Dehesa del Mercadillo, un espacio forestal de unas 138 hectáreas de pino piñonero con algunas encinas que ha sido declarado Parque Periurbano.

La dirección predominante ahora es hacia poniente, dejando la foresta para llegar a unas antiguas canteras y escombreras abandonadas y a las proximidades de la Central de Transferencia de Residuos Sólidos de Ronda, que se dejan a la derecha en un quiebro. Es ésta ya la Cañada Real del Campo de Gibraltar, que desciende hacia La Indiana entre granjas ganaderas y la conspicua chimenea de una antigua orujera. Justo antes de llegar a la carretera MA-7401 se deja a la izquierda la antigua Ermita Escuela, una modesta nave construida merced a los planes educativos del Obispo Herrera Oria, hoy convertida además en la sede de la activa Asociación de Vecinos de la Indiana. El grupito de casas de esta aldea flanquea la carretera, que se deja en el kilómetro 5 para llegar de nuevo a orillas del Guadalevín.

 

El Río Guadiaro y el Camino Viejo

En la junta de los ríos el sendero comienza a virar hacia el sudoeste. Las ruinas de la Estación de Ferrocarril de La Indiana anuncian el inminente paso a nivel sin barreras de la línea Algeciras-Bobadilla. Una vez al otro lado, abandonado el GR-7 E-4 y el Camino a Montejaque, el sendero discurre paralelo a la vía del tren, al río y al límite del Parque Natural Sierra de Grazalema. Las laderas cultivadas pertenecen a los Cortijos Grande y de la Mimbre, mientras que el paisaje parece repetirse al otro lado del valle, coronado por escarpes de arenisca con encinares adehesados.

Hay un alto fresno cerca de un nacimiento que marca, como si de un hito se tratara, el kilómetro 7. Justo 1.000 m adelante hay que dejar el carril y tomar una pintoresca vereda. Comienza ésta en la famosa Pasada de Gibraltar, un lugar de tránsito en el que es conveniente acercarse al cauce del río, distante apenas unas decenas de metros en la alta chopalea. El río dibuja aquí un par de meandros propicios para el vadeo, que usualmente cuenta con un puentecito de fortuna merced a la organización anual de la carrera de los 101 Kilómetros de la Legión.

La primera cuesta de importancia comienza aquí, por el pie de monte de la Sierra del Algarrobo conocida como Los Pajarejos, ocupada por un retamal denso con palmitos, acebuches y algunas encinas. Cada vez más abajo, la cinta del río se va pegando a las paredes rocosas mientras recibe el aporte de la Cueva del Gato, que se adivina adelante y bajo el sendero. Éste obvia un acceso no habilitado a la misma a la izquierda. En las zonas más escarpadas el camino está empedrado y se apoya en albarradas de piedra seca. Cuando llega al Puerto de Ronda, esta vez entre olivares, se llevan recorridos 10 kilómetros.

 

Benaoján, entre la sierra y el río

El descenso a la Vega de Benaoján se realiza por un camino ancho que ha sepultado bajo hormigón el antiguo empedrado. Hay una arqueta metálica en una curva, en la cuneta de la izquierda, que es la tapadera protectora de una pequeña sima. Dejando al lado el antiguo vertedero de Benaoján, aprovechado ahora para un huertecito, se llega a La Vega, una nava identificable como una uvala cárstica atravesada por el Arroyo de la Vega. Los amplios campos de cultivo perpendiculares a este cauce, antaño graneros del pueblo, se han visto desplazados por nuevas viviendas y algunas fábricas de sus afamadas chacinas. Al llegar al cementerio el asfalto vuelve a dominar mientras se atraviesa el pueblo de norte a sur, entre los kilómetros 11 y 12 del trayecto.

La larga avenida, que al principio deja a la derecha las carreteras de acceso a Montejaque y Cortes de la Frontera (MA-8401) se articula a ambos lados de la Plaza de la Constitución. A la Estación de Benaoján se accede siguiendo la travesía de la MA-7401. Hay un punto conflictivo cuando ésta llega a la Escuela de Escalada de Benaoján, a la altura del cartel de bienvenida del pueblo. Al otro lado comienza un paseo peatonal cuyo enlace con las calles del pueblo está sin solucionar en el año 2014. Una vez en el camino ajardinado y enlosado, se tiene una buena perspectiva de las rocas grises donde ya no solo hay escaladores merced al equipamiento de una ferrata con cargo al Plan de Dinamización del Producto Turístico de la Serranía de Ronda, de la Diputación de Málaga.

Exactamente en el Mirador sobre el Nacimiento de los Cascajales finaliza otra ferrata, en este caso diseñada para niños, que comienza en el río. El camino turístico acaba en un segundo mirador donde hay un punto de agua potable, con excelentes vistas a la barriada de la Estación de Benaoján. El GR coge una pequeña senda conocida como la Trocha para bajar al segundo núcleo de población del término. Hay nada más empezarla una casita utilizada en tiempos como almacén de ataúdes, que ahora solo marca el desvío a la derecha para el punto de inicio de la ferrata infantil.

La llegada a la placita de la Estación de ferrocarril se realiza entre los edificios de la antigua Central Hidroeléctrica de la Serranía (cuya tubería forzada se ve en el descenso) y alguna fábrica de chacinas, caminando ya en paralelo a la vía del tren.

Rutas
Ruta A pie
Acceso -

1. Inicio de la etapa:

Acceso al Punto de Inicio: A Ronda se accede desde Málaga por la A-367, desde la Costa del Sol por la A-366, por la A-374 desde Sevilla y desde Algeciras por la A-369. Al casco antiguo de Ronda hay que llegar utilizando la Calle Armiñán, que une el Puente Nuevo con el Barrio de San Francisco, y para llegar al Campillo hay que callejear buscando el oeste.

Punto de Inicio: Plaza de María Auxiliadora o del Campillo, en la parte antigua de Ronda conocida como La Ciudad, muy cerca del Puente Nuevo.

Para disfrutar de la senda sin peligros: Desde el kilómetro 4.6 hay que caminar unos 300 metros por la carretera que une Benaoján y Ronda, la MA-7401, con las casas de La Indiana a ambos lados y un arcén inexistente a veces. Un poco más adelante hay que cruzar la línea de ferrocarril Algeciras-Bobadilla por un paso a nivel sin barreras. El tramo es recto y con visibilidad, pero hay que extremar las precauciones con niebla o lluvia y prever el tránsito de trenes informándose con anterioridad.

Entre Benaoján y la Estación se transita por un cómodo sendero enlosado, pero el acceso al mismo a la salida del pueblo, ya en carretera, está todavía (año 2014) por habilitar, no tiene arcén y está en una zona de curvas, con lo que debe realizarse con muchas precauciones. No está de más hacerse ver con prendas reflectantes o luces.

2. Finalización de la etapa:

Acceso al punto de finalización: Carretera de acceso a la Estación de Benaoján desde la MA-7401.


Punto de finalizaciónEstación de Benaoján.

3. Alternativas:

Posibles escapes: Hacia el kilómetro 4.5 se conecta con la MA-7401 a la altura de la aldea de La Indiana, pero realmente esta vía está muy cerca, a la izquierda del sendero, desde el kilómetro 3. Por otra parte, aunque muy cerca del final de etapa, Benaoján es un buen lugar también para un posible abandono.

Punto de no retorno: A partir de la Pasada de Gibraltar lo mejor es continuar hasta Benaoján.

Enlaces a otros senderos y Vías Pecuarias: El GR-249 y el GR-141 Gran Senda de la Serranía de Ronda se hermanan en esta zona y coinciden tanto en el trazado como en el sentido de descripción de la marcha.

Entre los Senderos Locales que parten de Ronda el SL-A 38 (Ronda, Molinos del Tajo, Ronda) coincide casi completamente con el trazado y se separa del GR en el Puerto de la Muela, desde el que regresa a Ronda por el Pinar de la Dehesa. Justo en ese punto se le unen a la Gran Senda de Málaga dos PR con destino Montejaque (PR-A 251) y Benaoján (PR-A 253). El primero se separa nada más cruzar la vía del tren para empezar a subir.

El segundo comparte el largo carril paralelo al Guadiaro hasta que en la Pasada de Gibraltar se escinde, cruza el cauce y sigue ya solo río abajo. Esta es una buena opción para ir a la Cueva del Gato. Un viejo conocido del viajero, el GR-7 E-4, aparece de nuevo en la etapa coincidiendo con el PR-A 251. En este caso es su segunda etapa en terreno malagueño, denominada Montejaque Ronda, es decir, en sentido inverso a las dos Grandes Sendas.

Desde la Estación de Benaoján existe un Sendero Local del Parque Natural Sierra de Grazalema a la Cueva del Gato, el SL-A 139, que enlaza con esta conocida cavidad nada más cruzar el puente. Y desde el mismo punto de inicio de la mencionada ruta parte en sentido contrario, río abajo, el SL-A 138 Río Guadiaro, también perteneciente a la red del Espacio Natural Protegido.

En cuanto a las vías pedestres tradicionales, secuencialmente se recorren el Camino de los Molinos, el del Puerto de la Muela, el Camino de Montejaque, el Camino Viejo de Ronda y el Camino del Río. Pero quizá el más importante sea la Cañada Real del Campo de Gibraltar, que coincide con la Gran Senda de Málaga entre los kilómetros 4 y 8, por La Indiana y en el largo carril paralelo al Guadiaro. Esta Vía Pecuaria le da nombre a la Pasada de Gibraltar, el lugar con altos chopos seleccionado por los ganaderos para cruzar al otro lado.

 

Duración - 4:00 horas
Longitud - 12800 Km