Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

×

Prestación Social Sustitutoria, 1988

Diputación de Málaga
Prestación Social Sustitutoria, 1988

Objetor ConcienciaLa objeción de conciencia al servicio militar fue, desde finales de la década de los 80,objeto de atención creciente por parte de diversos sectores ciudadanos como medios de comunicación social e instituciones, por la controversia existente en cuanto a su regulación, la pluralidad de posturas en torno a su aplicación práctica y las diferentes alternativas que sustentan los grupos, asociaciones y movimientos en los que se integran los objetores.

El ejercicio de este derecho constitucional (art. 30.2) llevaba aparejado el cumplimiento de una prestación social sustitutoria y en consecuencia le eran atribuidas obligaciones y derechos establecidos por la Ley 48/1184 de 26 de diciembre. La Ley otorgaba carácter preferente a las entidades dependientes de las administraciones públicas como lugar de realización de la Prestación Social Sustitutoria, y entre los sectores prioritarios señalaba los Servicios Sociales y en particular los que afectaban a la acción comunitaria, familias, protección de menores y adolescentes, tercera edad, minusválidos, etc.

Objetor ConcienciaLa Prestación Social Sustitutoria, por tanto no nacía por una necesidad de los Servicios Sociales o cualquier otra necesidad social, sino como un instrumento que posibilita el derecho a la objeción de conciencia y consecuente exención del servicio militar. No obstante, la prestación social suponía una contribución cualitativa a los servicios sociales en un marco general de colaboración social, y aunque no fuera cuantitativamente importante, la idea de solidaridad se veía potenciada al igual que con el trabajo voluntario y la participación activa de la sociedad civil.

La Diputación Provincial de Málaga ha estado presente, mientras estuvo en vigor, en el terreno de la objeción con numerosas iniciativas, ya sea publicaciones específicas, folletos divulgativos y una importante labor de información y asesoramiento. Es en este contexto, el pleno de la Diputación acordó por unanimidad, el 20 de julio de 1988, incorporar objetores de conciencia a diferentes programas del Área de Servicios Sociales y bajo las condiciones exigidas para la realización de la prestación social sustitutoria. Las jornadas sobre Prestación Social y objeción de conciencia, celebradas en noviembre de 1988, fueron las primeras de estas características en España, constituyendo un foro abierto a la reflexión y al debate.

La iniciativa de la Diputación culminaba con la firma de un concierto con la Oficina para la Prestación Social Sustitutoria dependiente del Ministerio de Justicia, el 23 de noviembre de 1990, lo que suponía ampliar la oferta existente en 23 puestos de actividad y las posibilidades de elección de programas para los objetores malagueños que desean hacer la prestación social sin tener que ir a otras provincias. Esto significaba que bajo aquel Concierto tenía ofertadas 23 plazas para objetores en 4 municipios de Málaga y distribuidas en nueve centros diferentes y campos como juventud, tercera edad, infancia, drogodependencia y minusvalía psíquica, así como en actividades que incidían en la animación, estimulación precoz, el mayor desarrollo de los niveles de autonomía personal, ocio y tiempo libre, así como colaboración en tareas de investigación, clasificación, información, apoyo y refuerzo de habilidades sociales y escolares.