Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

×

Reforma de Infancia, 1987-88

Diputación de Málaga
Reforma de Infancia, 1987-88

Portada Boletín Informativo. Reforma de la InfanciaEn la última Comisión Informativa del año 1987, se presentó el proyecto “Reforma de Infancia”. El dossier, compuesto por 10 trabajos recogía todos los datos, análisis y alternativas necesarias para realizar dicha reforma, no dejando ningún aspecto sin tratar, en lo que representaría el cambio más profundo en el ámbito de los Servicios Sociales de la Diputación. En 1988 se efectuaría la Reforma de Infancia y reconversión de sus centros, marcando todo un hito en Andalucía, pues sería pionera constituyendo un gran avance hacia el tratamiento de la problemática de la familia, infancia y adolescencia. Propició además la creación del Servicio Provincial (SPFIA), como consecuencia de la aprobación del proyecto y por acuerdo del Pleno de 27 de junio de 1988.

Reproducimos la carta/presentación de dicho dossier, dirigida por el diputado del Área, en función del interés que supuso en su momento.

El Proyecto de Reforma del Servicio Provincial de Infancia que presentamos no solo tiene por objeto el propio contenido del concepto de reforma, en cuanto a "mejorar, reparar o restablecer alguna cosa", sino que tiene un significado más profundo que debe suponer una revolución de cambio radical de los modos y formas de trabajo, y, de las propias Instituciones, en las que se ha sustentado básicamente y durante muchos años la política de Infancia.

Una política social que aborde el efecto de la problemática y no ataque la causa que la produce, es una política de antemano fracasada. La mendicidad, la delincuencia infantil, el fracaso escolar y un largo etc., son sólo un reflejo del núcleo familiar, causa y origen de la gran mayoría de los problemas. Es por ello, que planteamos la Reforma fundamentada en dos principios básicos.

  • Los Servicios Sociales tienen que ser eficaces en sus prestaciones y eficientes económica y socialmente.
  • La atención al menor marginado habrá de realizarse en su medio social de origen.

Desde esta perspectiva los recursos físicos, económicos y humanos con que contamos, son claramente inadecuados para cumplir los objetivos que nos proponemos. Como consecuencia de ello, la Reforma plantea una adecuación de los recursos a las necesidades de la política que diseñamos.

Programas alternativos en infancia (Equipos de Atención Familiar, etc.), programa alternativo a los recursos físicos y humanos (Centro Cívico); desgajar de infancia conceptos que obedecen a otro tipo de política, como una política social de la "Empresa" Diputación, a través de un salario social (guardería laboral) o desgajar conceptos no operativos en infancia (Servicio de Mantenimiento) son a nuestro entender la introducción de un principio elemental de racionalidad imprescindible para hacer viable y efectiva la reforma planteada.

La elaboración del dossier que presentamos ha supuesto un arduo trabajo imposible de realizar sin la reflexión y el apoyo de todo el equipo dirigente de infancia y de muchos trabajadores del mismo, por lo que quiero manifestarles mi agradecimiento desde estas líneas.

En este punto nos encontramos ante un trabajo abierto a todas las aportaciones, que sin lugar a dudas, espero realicen los trabajadores de infancia, de los que me consta que en la mayoría de ellos hay una profunda preocupación y un gran esfuerzo cotidiano por la mejora del servicio y las atenciones que al niño prestamos.

De la responsabilidad, el conocimiento de la realidad del servicio y de la política social en que los sindicatos, entiendo, tienen mucho que decir; ofrecer todo el esfuerzo, todo el diálogo y toda la comprensión que permita y haga posible, que las condiciones de trabajo, que sin duda saldrán modificadas de la reforma, no perjudiquen sino beneficien a todos, de manera que logremos un acuerdo satisfactorio para las partes.

Y por último a los grupos políticos a los que corresponde la voz última y definitiva en la reforma de infancia, la reflexión y el debate. En la necesidad de aunar esfuerzos con la confianza de que la reforma será lo que todos esperamos que sea.