Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

×

Escena Costumbrista

Diputación de Málaga
La Institución
Patrimonio Histórico Artístico
Menú
Introducción
Edificios
Obras Artísticas
Obras Artísticas

La Diputación de Málaga, cuenta en su patrimonio con una gran colección de obras artísticas: pinturas, cartografía, esculturas y artes decorativas.
 

Pintura
Escena Costumbrista

Datos generales

  • Autor: Bárbara del Río
  • Fecha: 1.781 ó 1.881 (?)
  • Materiales: Pintura al óleo sobre lienzo, con marco dorado
  • Procedencia: Adquirido con el inmueble
  • Localización: Casa de los Colarte, Casa-Museo de Antequera
  • Número de catálogo: 24

Descripción

Escena CostumbristaNos encontramos ante un cuadro que representa una escena costumbrista, con tres personajes ataviados con trajes de la época dieciochesca y un mono que sirve como anécdota trivial y enlace compositivo y argurnental del episodio. Este tipo de cuadros, generalmente de pequeño formato, son muy comunes entre los ambientes de la alta sociedad del siglo XVIII, en los que una situación, generalmente de carácter jocoso, divertido o inusual, sirve corno excusa para desarrollar el tema de la composición. En este caso, la escena aparece representada en un jardín imaginario, que más recuerda a ambientes italianos, venecianos que al marco concreto de la Antequera del siglo XVIII.

La cita del clasicismo y la evocación del ambiente palaciego se perciben en la inclusión de balaustradas y copas marmóreas con relieves mitológicos como ornamento del jardín, cuyo territorio se puebla de cipreses y otras especies frondosas, cuya hojarasca oscura contrasta con el azul intenso del cielo y las nubes claras que surcan el horizonte. Ante tan sugestivo escenario una maja, tocada con mantilla de encajes, conversa animadamente con un galán situado de espaldas al espectador y vestido con suntuosas ropas de raso y terciopelo. La dama recaba la atención de este último sobre el empeño que su otro admirador, agachado y ligeramente desplazado de la pareja, pone en que el mono lleve a cabo alguna jugarreta con su propio sombrero.

El casticismo estereotipado de las poses y la tópica interpretación de la iconografía, unidos al intenso colorido, no dejan de recordar las pautas artísticas suscritas por los pintores cortesanos, que durante los reinados de Carlos III y Carlos IV realizaron cartones con escenas costumbristas para ser copiados en los telares de la madrileña Real Fábrica de Tapices de Santa Bárbara, principal abastecedora de la monarquía y de la aristocracia borbónica. Entre ellos pueden citarse los nombres de Francisco Bayeu, Mariano Salvador Maella, Ramón Bayeu, José del Castillo, Antonio Barbaza, Mariano Nani, Zacarías González Velázquez, Ginés Andrés de Aguirre, José Camarón y, por supuesto, Goya.

Pese a la indudable inspiración y analogía respecto a los referidos cartones, el óleo firmado por Bárbara del Río, muy posiblemente una dama de siglo XIX que hizo las veces de pintora aficionada, se muestra decaído en cuanto a la técnica y, desde luego, carece de la gracia chispeante de una buena parte de los originales que parece querer emular.