Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

×

Sede del Palacio de Beatas

Diputación de Málaga
La Institución
Historia
Las Primeras Sedes

Calle CórdobaCalle CarreteríaNuestra Diputación tuvo, desde sus comienzos, diferentes ubicaciones en la ciudad, casi todas en lugares o calles céntricas de gran tradición en la urbe malagueña. Muchos de estos traslados han sido fruto de la propia evolución de sus funciones o necesidades físicas. La primera ubicación como tal, se localiza cronológicamente allá por el primer tercio del s.XX, estableciéndose en una casa de la calle Carretería, desde donde se gestionará la administración de la Provincia.

Más tarde, su sede sería trasladada a la Avenida Carlos Haes, conocida hoy como calle Córdoba y justo donde estuvo emplazada la primera oficina del Banco de España. Los antecedentes de esta calle hay que buscarlos a partir del s.XVIII, al urbanizarse el arenal que se fue formado en la desembocadura del río Guadalmedina. Al seguir las tendencias de las ciudades españolas que van creando grandes paseos o alamedas para integrarlas como nuevos espacios urbanos, entre la plaza y el parque, se les dotaban de hiladas de arboles y ensanches centrales a modo de plazoleta con fuente. La Alameda malagueña fue una realidad a finales del s.XIX, cuando se aparecen grandes mansiones para las familias más acomodadas.

Palacio de la AduanaPalacio de la AduanaEl tercer emplazamiento estaría en el noble Palacio de la Aduana, donde también se situaban los servicios aduaneros, hasta que en la madrugada del 25 al 26 de abril de 1922 se inició un terrible incendio en las escaleras de madera, instaladas en la 2ª planta para acceder a las buhardillas, alcanzando rápidamente las viviendas de los 70 funcionarios subalternos y administrativos, produciéndose un enorme destrozo en el inmueble y archivos y lo que es peor, 28 víctimas mortales según las crónicas. Forzada por este suceso, la Diputación tuvo que buscar un nuevo inmueble para establecer sus servicios, encontrándolo en calle Beatas nº 21, un gran caserón o palacio no menos noble del s.XIX, aunque sí de menores dimensiones.

En cuanto a la historia del Palacio de la Aduana, urbanizado el Paseo de la Alameda, el mar quedó desplazado de la ciudad y por lo tanto la antigua Aduana de la Puerta del Mar quedó pequeña para su comercio, así se proyectó un nuevo edificio más acorde con el s.XVIII. El proyecto se desarrolló en 1788 con planos de Manuel Martín Rodríguez, director de Arquitectura de la Academia de San Fernando de Madrid, que con un espíritu neoclásico y gran academicismo trazó el edificio siguiendo pautas del palacio renacentista y barroco-clasicista.

Palacio de la AduanaEl edificio se levantó cerca de la antigua puerta de "Al-Ajoba" y cerca de donde estaba "la Aduana de Moros", colocándose su primera piedra en 1791 y prosiguiendo las obras hasta 1810 en que se paralizan por la Guerra de Independencia, hasta que se reanudan y acaban en 1829. En el Palacio de la Aduana se han instalado sucesivamente la Real Fábrica de Tabacos, Delegación de Hacienda Pública, Diputación, RNE, Gobierno Civil, Comisaría de Policía, y la Diputación Provincial hasta el mencionado incendio.

Sede del Palacio de Beatas

Calle BeatasLa vía urbana de Beatas, situada en pleno casco antiguo, va a morir a una plazoleta que se desarrolla al confluir con otras dos antiguas calles, la de Granada y San Agustín, denominada en el s.XVI como de los Caballeros. La calle Beatas discurría de antiguo en paralelo con la muralla musulmana, de la que aún guarda su traza islámica, formaba parte como calle de comunicación con el viario principal urbano, además de contar con una mezquita entre los números 13 y 15. Posteriormente, en época cristiana, una parte de la calle es modificada para instalar el convento de la Encarnación, fundado en 1650 e instalados los religiosos en Beatas durante 1684, aunque después, en 1873, sería demolido para en su solar emplazar la calle Marqués de Guadiaro, que a su vez comunica con calle Álamos.

Sede Diputación ProvincialPrecisamente en la mediación de calle Beatas, con fachada lateral a calle del Marqués de Guadiaro nº 2, se levanta el inmueble nº 21 que fue sede de la Diputación Provincial, forzado su traslado por el incendio del Palacio de la Aduana, producido en abril de 1922, y aunque en aquel triste suceso se perdieron vidas humanas y muchos bienes de la Diputación, entre ellos el propio archivo general, se recuperaron otros que fueron instalados para embellecer la nueva de calle Beatas, como fueron las dos grandes lámparas de bronce dorado y cristal que, a su vez hoy cuelgan en el Salón de Plenos del actual Palacio, cuyas dimensiones corresponden a 150 cms de alta y 130 cms. de ancha.

La sede de calle Beatas permanecería hasta 1966, pues en ese año se trasladaron los servicios de Diputación a un inmueble de nueva planta levantado en la Plaza de la Marina “El Palacio Provincial” que fue inaugurado concretamente el 6 de junio de 1966. El caserón de calle Beatas, acogió por tanto los diferentes servicios de la Diputación durante más de 40 años, a lo largo de los cuales ofrecería diversos servicios a la provincia, e incluso se creó en sus bajos una biblioteca, con acceso por calle Franquelo, a partir de un fondo de 300 volúmenes procedentes del Centro Coordinador de bibliotecas, especialmente a instancias de D. Baltasar Peña Hinojosa, presidente de la Institución provincial, muy recordado aún hoy por algunos trabajadores que estuvieron ejerciendo allí en aquellos tiempos.

En cuanto a su descripción, el edificio se construyó originariamente en el solar del mencionado convento, sobre planos de Jerónimo Cuervo González, arquitecto madrileño que a partir de 1868 se estableció en Málaga durante 30 años, hasta que fallece el 25 de junio de 1898, periodo en el que fue dotando a la ciudad de edificios emblemáticos con aires modernistas, caso del Teatro Cervantes en 1870, y otros muchos del centro de la ciudad.