Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

×

Casa de la Misericordia

Diputación de Málaga
La Institución
Patrimonio Histórico Artístico
Menú
Introducción
Edificios
Obras Artísticas
Edificios

Fachada del Palacio ProvincialLa Diputación Provincial posee un amplio equipamiento en cuanto a edificios se refiere, en distintas zonas de la ciudad, donde están instalados las diferentes áreas o servicios. 

Todos ellos están en Málaga capital, excepto la Casa de los Colarte que se encuentra en Antequera.
 

Casa de la Misericordia

Antigua fachada de la Casa de la MisericordiaEl Hogar Provincial de Nuestra Señora de la Victoria, conocido por “Casa de la Misericordia” dio el nombre precisamente al primigenio camino que hoy día es una gran arteria de la ciudad y símbolo del barrio Huelin, que antaño fue eminentemente obrero. Así mismo, el nombre de la Misericordia, corresponde a la antigua denominación hospiciana dieciochesca que desde antaño dependía de la Beneficencia Provincial, por ello al centro se le conoció con las denominaciones de Casa de la Misericordia, Asilo Provincial y Hospicio.

Inicialmente la institución benéfica funcionó junto a la parroquia de Santo Domingo, en un caserón que existió hasta la desamortización de Mendizábal, 1835-1836, como convento dominico. Posteriormente se desplazaría al barrio de Capuchinos, en la conocida calle Don Bosco, hasta que el 27 de marzo de 1888 el gobierno concede a la Diputación Provincial permiso para enajenar el edificio, y con ello construir uno nuevo cuyo arquitecto jefe provincial, Juan Nepomuceno Ávila, hizo la tasación de los derribos para la nueva construcción, que finalmente se pudo iniciar a principios del s.XX con un presupuesto de 986.905 escudos, y estructurado arquitectónicamente a través de tres patios cuadrados y dos pisos de altura.

Fachada de la Casa de la MisericordiaAún sin inaugurar ni terminar del todo su construcción, la guerra de Marruecos la convierten en Hospital de sangre o campaña, continuando así durante 1908 y 1909. Cuando el edificio es recuperado de nuevo por la Diputación, y administrado por la Junta Provincial de Beneficencia, el centro acoge a niños necesitados de la ciudad y provincia “Niños de la Calle” creándose posteriormente unidades escolares y los primeros talleres para su instrucción profesional, entre los que destacaría la imprenta que se encargaría desde entonces del Boletín Oficial de la Provincia, y que permitió a numerosos muchachos formarse en las artes gráficas. Las hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl se hicieron cargo de su gobierno, al frente del cual Sor Teresa Prat estuvo durante más de 30 años, dedicación por la que es recordada con el nombre de la avenida. Posteriormente en 1987, y sin perder su sentido de acogida, la Diputación decide convertirlo en Centro Cívico orientado hacia multiusos.

Pasillo interior de la Casa de la MisericordiaEl inmueble ha sufrido profundas transformaciones desde su origen, entre ellas es de significar la de 1907, y muy posteriormente en 1981 cuando se realizan fuertes obras de consolidación y conservación. No obstante el edificio se articula actualmente por medio de pabellones y patios que entroncan con la crujía principal formando, todo el espacio, una planta muy quebrada pero simétrica con respecto a un eje central que, a su vez, presenta numerosos entrantes y salientes para formar patios abiertos y cerrados que junto a los grandes ventanales, le dan ventilación y luminosidad a todo el edificio. Finalmente, cada una de las crujías se organiza alrededor de un pasillo central con dormitorio y salones a ambos lados.

Por otra parte, la decoración, que se inicia en el jardín con la fuente en mármol de mediados del s.XIX (54x242x254 cms.) procedente del Hospital Civil, no es muy profusa en el edificio, aunque podemos encontrarla en los zócalos de azulejos de los pasillos, en las arquerías de ladrillos de algunos patios, en el coro de madera labrada de la extinta capilla y en la fachada. Aquí aparecen unos remates a manera de almenas o cresterías transformadas en cruces y que recuerdan flores geometrizadas a modo de los elementos con los que se dotaban a los edificios modernistas, relacionándose también con otros diseños del arquitecto Rivera Vera que al intervenir en una de las remodelaciones de la edificación dejó clara impronta de su estilo.