Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.
 
×

Historia de la Biblioteca Cánovas del Castillo

Diputación de Málaga
Historia de la Biblioteca Cánovas del Castillo

Biblioteca Cánovas del CastilloNace la Biblioteca en julio de 1950, al amparo de la Diputación, teniendo a lo largo de su historia varios emplazamientos, pues comienza su andadura en los bajos del edificio de calle Beatas (acceso por C/ Ramón Franquelo), sede institucional por aquel entonces. Desde su origen aparece vinculada al Archivo y al bibliotecario Esteban Cebrián (archivero provincial), cargo que ocuparía hasta su jubilación en mayo de 1969. Disponía de 10 puestos de lectura, contando con un fondo inicial de 300 volúmenes procedente del recién creado Centro Coordinador de Bibliotecas, cuyo objetivo era fomentar la extensión de los servicios bibliotecarios a los municipios a través de generar Bibliotecas Públicas Municipales y Agencias Locales de Lectura.

La Biblioteca, en 1967, se traslada al recién inaugurado Palacio Provincial de la Plaza de la Marina, donde dispone de una amplia sala de lectura con capacidad para 15.000 volúmenes y 40 puestos de lectura. El fondo bibliográfico era de 3.462 volúmenes, y en la misma figuraba ya en depósito el magnífico archivo y rica biblioteca, de temas locales, del erudito malagueño D. Narciso Díaz de Escovar, investigador incansable de la historia de Málaga. Esta colección, que había sido adquirida por la Caja Provincial de Málaga, permanecería en nuestros fondos hasta 1976, año en el que se traslada al Museo de Artes Populares de esta ciudad, donde permanece actualmente.

Biblioteca Cánovas del CastilloEn los años 70 se amplían las instalaciones con las salas Juvenil, Prensa y Boletines, el Servicio de Préstamo y el de Reproducciones, aumentando el presupuesto para la adquisición de libros a 3 millones de ptas. En esta época hay una creciente demanda de temas locales a consecuencia del establecimiento en Málaga de la Universidad y del resurgimiento de la Comunidad Autónoma, razones por las que estos temas adquirieren una mayor relevancia. Ello motivó la formación del propio fondo local, que pasó a denominarse Fondo Andalucía, destinándose una parte importante del presupuesto para la adquisición de obras antiguas y modernas de temática regional y local. En 1976 este fondo se verá enriquecido con el Legado Temboury.

A comienzo de los años ochenta y por necesidades de espacio en las oficinas centrales, la Biblioteca tuvo que volver a desplazarse, pero esta vez dentro del mismo edificio que ocupaba, consiguiendo su entrada independiente por C/ Ancla. Es en este periodo cuando se abren al público dos salas nuevas: Andalucía y Temboury. A finales de 1989, comienza la incorporación de la informática a la Biblioteca con el fin de mejorar la calidad de los servicios, agilizándolos y simplificándolos a la vez, en definitiva poniendo los cimientos de lo que será la biblioteca moderna. Igualmente, se comienza a trabajar en la informatización de la biblioteca para favorecer el acceso a la información a través de la base de datos, así como simplificar los procesos técnicos.

Biblioteca Cánovas del Castillo. 1950En 1999 se inicia la 3ª y actual etapa, pues el 8 de enero se inaugura la nueva sede ubicada en el Centro Cultural Provincial, moderno edificio situado en c/ Ollerías y construido sobre terrenos pertenecientes a la que fue Casa de Niños de la Providencia (Casa de Expósitos). La Biblioteca ocupa una superficie de 1.136 m2, de los cuales 970 m2 están destinados a biblioteca y 166 m2 a depósito. El espacio de la Biblioteca está distribuido en dos niveles diáfanos, donde se articulan las salas y servicios, conviviendo en perfecta armonía los tradicionales sistemas bibliotecarios con las más modernas tecnologías. Las nuevas corrientes bibliotecarias han llevado a encauzar la biblioteca como un importante centro de información, en el que el usuario puede acceder a su fondo bibliográfico y documental por cualquier medio: personalmente, por correo, teléfono, vía telemática, conjugando de esta manera un amplio abanico de posibilidades y nuevas tecnologías.

En julio de 2003 se inscribe en el Registro de bibliotecas de uso público de Andalucía (Orden de 29 de julio de 2003 de la Consejería de Cultura) y en septiembre del mismo año se incorpora a la Red de Bibliotecas Públicas de Andalucía (RBPA).

En el año 2013, la Biblioteca Cánovas del Castillo inicia un nuevo proyecto con la implantación de la Biblioteca Virtual de la Provincia de Málaga, la Biblioteca Virtual permitió la incorporación del fondo antiguo y del Legado Temboury a un repositorio de acceso a texto completo de los fondos no sujetos a derechos de autor,  mediante la digitalización de los documentos. Se ha ampliado en estos últimos años con la incorporación de los fondos de instituciones de Málaga y su provincia, como la Biblioteca San Zoilo de Antequera, el Archivo Municipal de Antequera y la Sociedad de Amigos del País de Málaga.

Escuela Universitaria de Trabajo Social de Málaga

Trabajo SocialLos inicios de las Escuelas de Asistentes Sociales en España se remontan a las décadas 50-60 y están relacionados con el afán de muchas diócesis de la Iglesia Católica de renovar y tecnificar su acción caritativo-social.

En Málaga, su obispo Ángel Herrera Oria, crea el 8 de septiembre de 1959 la Escuela Diocesana de Asistencia Social San Vicente de Paúl que se instalará en el antiguo Convento de la Aurora María. Pero no será hasta 1965 (Orden de 4 de abril) cuando a la Escuela de Málaga se la reconozca como Escuela Oficial de Asistentes Sociales, dirigida por la Orden de las Hijas de la Caridad.

A través de sus distintas etapas los fines que la Escuela ha perseguido han sido aquellos que la situación social iba demandando, desde la organización de la caridad en la diócesis a la capacitación técnica de los jóvenes que desearan trabajar a favor de los socialmente más necesitados.

La década de los 70 es una etapa de desarrollo espectacular de la profesión y de la Escuela, ahora con una dirección laica nombrada en Asamblea de la Escuela por mayoría de votos.

En el plano académico hay que resaltar la influencia que tuvo la corriente latinoamericana denominada “reconceptualización” que pone el acento en la realidad socioeconómica del entorno y en la superación de la intervención individual.

Por último, con el fortalecimiento de la democracia en España se observan también una progresiva consolidación de los servicios sociales como derechos de la ciudadanía. El 29 de junio de 1983 se publica una Orden para la integración en la universidad de los Estudios de Asistente Social y se crea el título de Diplomado en Trabajo Social.

El proceso será largo, se crea el Centro de Estudios de Trabajo Social (CETESA), sociedad anónima laboral que formaron los profesores y trabajadores de la Escuela para ejercer la titularidad de la misma hasta tanto se crease una escuela pública.

Una vez conseguido este objetivo, en 2002 se disuelve CETESA y se ceden los fondos de la biblioteca de la Escuela Universitaria de Trabajo Social a la Diputación Provincial, quedando depositados en la Biblioteca Cánovas del Castillo para que fuesen de acceso público a todos los ciudadanos.

El conjunto de estos fondos cabría dividirlo en dos apartados: por una parte, los libros y revistas tanto de trabajo social como de otras materias que formaban parte del Plan de Estudios, en total 3502 monografías y 193 títulos de revistas; y por otro lado las memorias de prácticas de los alumnos que ascienden a 1740 unidades. Estas memorias reflejan las actividades realizadas por los alumnos bajo la guía y supervisión de profesores de la Escuela y de profesionales de la institución donde se realizaban las prácticas, y abarcan todos los campos en que intervenían trabajadores sociales por lo cual forman un valioso patrimonio documental en el que está recogido el análisis de realidades sociales malagueñas tan diversas como la atención a colectivos marginados, la promoción comunitaria, barrios marginales, etc., desde los años 60 hasta finales de los 90.

Estas obras están incorporadas al catálogo general de esta Biblioteca en las mismas condiciones de consulta y préstamo que el resto de nuestros fondos. Pueden ser consultadas en nuestro catálogo y en el de la Red de Lectura pública de Andalucía.