Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

×

Un cuadro de la Diputación protagoniza una exposición en el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid

Diputación de Málaga
Noticias

Un cuadro de la Diputación protagoniza una exposición en el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid

Arranca una muestra sobre ‘Madama Butterfly y la atracción por Japón. Madrid, 1868-1915’, que permanecerá hasta el 27 de agosto

La obra de Pedro Sáenz y Sáenz, que se ha cedido temporalmente a la pinacoteca, forma parte de la colección permanente expuesta en el MAD de Antequera

El cuadro ‘Cristantemas’, del pintor malagueño Pedro Sáenz y Sáenz (1864-1927) y que forma parte del patrimonio de la Diputación de Málaga, protagoniza la exposición sobre ‘Madama Butterfly y la atracción por Japón. Madrid, 1868-1915’, que se ha inaugurado hoy en el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid. Esta muestra se prolongará hasta el 27 de agosto.

El presidente de la Diputación de Málaga, Elías Bendodo, ha asistido esta mañana a la inauguración de la exposición junto a responsables del Museo.

Esta obra, un óleo sobre lienzo de 81x55 centímetros que representa a una mujer ataviada como una japonesa, forma parte de la colección permanente expuesta en el MAD, Museo de Arte de la Diputación, en Antequera (Casa de los Colarte), y se ha cedido temporalmente al Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid.

Una reproducción en gran tamaño del cuadro de Sáenz y Sáenz -uno de los exponentes de la Escuela Malagueña de Pintura, de finales del siglo XIX y principios del siglo XX- es la imagen central de la exposición que puede contemplarse en Madrid. Además, en la web del Museo, la muestra se representa por un primer plano de la cara de la mujer representada en el cuadro.

La mujer del cuadro adopta un aire entre sensual y candoroso, y el cromatismo de la obra está basado en gamas pasteles, encendidos amarillos en los fondos y sugestivos celestes en las sedas brocadas del kimono, que se alían con las nacaradas y rosáceas carnaciones de la tez.

La muestra reúne unas 45 piezas de formato y técnica diversa, a través de las cuales se ofrece la ocasión de profundizar en el temprano coleccionismo madrileño de arte japonés, en la popularización de la cultura nipona a través de la moda, el teatro y la música de la época, y en la impronta de Japón en pintores e ilustradores activos en la capital en el cambio de siglo.

El Museo Thyssen-Bornemisza ha organizado la exposición coincidiendo con la programación en el Teatro Real de Madrid de la ópera ‘Madama Butterfly’, de Giacomo Puccini. De hecho, una parte importante de la exposición está dedicada al propio estreno de la ópera de Puccini en Madrid, en 1907. Por ejemplo, se pueden contemplar por vez primera las fotografías de geishas utilizadas para diseñar los decorados y mobiliario, así como los figurines originales, obra de Joaquín Xaudaró.