Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.
 
×

Coso de Badajoz S. L. reúne los requisitos técnicos y económicos para explotar La Malagueta

Diputación de Málaga
Noticias

Coso de Badajoz S. L. reúne los requisitos técnicos y económicos para explotar La Malagueta

La mesa de contratación verifica el primer sobre, presentado al concurso por el único licitador, José Cutiño

La empresa Coso de Badajoz, S. L., regentada por Josê Cutiño Garcîa, es la única que se ha presentado al procedimiento abierto convocado por la Diputación Provincial de Málaga para la organización y gestión de la celebración de espectáculos taurinos y musicales en la plaza de toros de La Malagueta y promoción de la Fiesta Taurina.

La mesa  de contratación ha verificado esta mañana el sobre ‘A’ presentado por Coso de Badajoz, S. L., que se refiere a la documentación administrativa y a la solvencia têcnica, económica y financiera.

Una vez comprobados los documentos y reunir los requisitos exigidos en el pliego de condiciones, la mesa de contratación pasará a valorar los sobres ‘B’ y ‘C’, que recogen los criterios subjetivos y objetivos, respectivamente.

Por ambos conceptos se puede conceder un máximo de 117 puntos, distribuidos 56 como criterios cuya valoración depende de un juicio de valor, y 61 como criterios de valoración cuantificables de forma automática.

Despuês de que culmine este proceso, estimado en unos diez dîas, se emitirá un informe para la adjudicación definitiva de la plaza de toros de Málaga para lo que resta de temporada y para los años 2014, 2015 y 2016. Se contempla la posibilidad de una prórroga de dos años, de un año cada una.

La reducción del número de festejos por temporada, una notable disminución del precio público de las entradas y la eliminación del canon a cambio de una participación porcentual de los ingresos en taquillas nunca superior al 5% son algunas de las novedades que se presenta en el nuevo contrato.

En el pliego se deja claro el apoyo de la Diputación de Málaga al fomento y promoción de la tauromaquia, incluyendo la Escuela Taurina Provincial. En este sentido, se puntuará con 4 puntos –con un lîmite de 12- por cada puesto en novillada con picadores que se le conceda a un alumno de la Escuela Taurina durante la vigencia del contrato.

Además, el adjudicatario está obligado a ceder la lidia de 30 erales para clases prácticas y la bravura de 60 vacas vîrgenes a los alumnos de la Escuela Taurina Provincial, que depende de la Diputación.

Entre los criterios subjetivos se priman la programación taurina de 2013, acompañada de cartas de compromiso de toreros, rejoneadores y ganaderos; la promoción de la tauromaquia, planes de mejora de venta de localidades y de comunicación, publicidad y marketing, un programa cultural estable y donaciones al Museo Taurino.

Por su parte, en los criterios objetivos se puntúan la oferta económica –un 3% como mînimo de los ingresos brutos de taquilla y un 5% como máximo de los espectáculos taurinos y musicales-, la reducción del precio de los abonos, el apoyo a la Escuela Taurina Provincial y la visita de jóvenes aficionados a las ganaderîas.

Readaptación de los festejos

En cuanto a la reducción de festejos, la Unidad de Asuntos Taurinos de la Diputación ha buscado un modelo jurîdico que permite flexibilizar el número de espectáculos taurinos sin necesidad de denunciar el contrato, a diferencia de los pliegos anteriores.

Para la feria de agosto de este año, la empresa está obligada a dar como mînimo seis corridas de toros, una de rejones y una novillada con picadores, además de las clases prácticas del Certamen Internacional de Escuelas Taurinas, que se celebra como antesala del ciclo.

Para los años siguientes -2014, 2015, 2016 y prórrogas si las hubiera-, el empresario está obligado a presentar a la Diputación antes del 31 de enero de cada año una programación de la temporada taurina –no cartelerîa-, que no podrá ser inferior a siete festejos mayores.

Sin embargo, el número de espectáculos taurinos lo determinará la Diputación, en el marco de la Comisión de Seguimiento, atendiendo las circunstancias y la situación económica. En caso de que la empresa no admitiese la contrapropuesta de la Diputación, el empresario estará obligado a programar doce festejos mayores, de los que uno o dos serîan en Semana Santa y el resto en la feria de agosto.