Diputación Provincial de Málaga. Area de Cultura y Educación. Calle Ollerías, s/n. 29012 Málaga. España

PREDILECCIÓN POR LA CULTURA
Mostrar y hasta demostrar la predilección que se siente por los hijos ilustres es, en cierto modo, un deber institucional, pero además constituye una labor sumamente placentera. De ahí que el Área de Cultura y Educación de la Diputación de Málaga se haya aplicado en distinguir recientemente a dos maestros de las Artes Plásticas, dos talentos indiscutibles cuyas vidas y obras están anudadas a nuestra provincia: Pablo Ruiz Picasso y José Hernández.

Más allá de los posibles excesos de la imaginación, y toda vez que los accidentes geográficos sólo existen en la verdad tibia de los mapas, el nacimiento en Málaga es, quién lo duda, un hecho decisivo en la personalidad del más grande artista plástico del siglo XX universal. “¿O acaso la luz de Málaga, de Andalucía, de España –el milagro de abrir los ojos a esa luz y absorberla en la sangre–, es un simple accidente geográfico?”, preguntó al aire por escrito un poeta coetáneo y también andaluz, Juan Rejano. Con el nombramiento, a título póstumo, de Hijo Predilecto de la Provincia a Pablo Ruiz Picasso, cúmplese ahora el dictamen de Ramón Gómez de la Serna: “en Málaga, su ciudad natal, encontré la explicación de lo que Picasso es”.

Por otra parte, desde hace ya más de un cuarto de siglo, nuestra provincia se siente culturalmente muy honrada de que habite en su interior, en un antiguo molino de aceite a orillas del río Guadalhorce cuando baña los campos de Villanueva del Rosario, un artista que, a partir de la exploración autodidacta y el talento lúcido, ha llegado a construir un universo pictórico propio que provoca la admiración sorprendida de cuantos se acercan a contemplarlo. Un universo a todas luces fascinante, labrado de la materia singular de lo onírico, propio de un creador internacional admirable al que los malagueños hemos decidido convertir en uno de los nuestros, en Hijo Adoptivo de la Provincia.

Nuestra predilección cultural, desde luego, no se ciñe a los artistas ya consagrados por el paso del tiempo, sino que bucea en las aguas del presente y el futuro inmediato. Así tienen sentido las numerosas distinciones que, en sus diferentes secciones, se llevan a cabo cada año dentro del Certamen de Cortometrajes, plenamente consolidado como el más importante de Andalucía en su género. El Premio de Teatro Enrique Llovet, todo un clásico en el panorama español tras sus dieciocho ediciones, apunta en la misma línea de reconocimientos actuales, si bien en el terreno de la creación dramática.

Por lo demás, cabe reconocernos en las distintas actividades y espectáculos que continuamos ofreciendo a los ciudadanos de toda la provincia de Málaga, sean de música, teatro, cine o artes plásticas. Nuestra sede, en la calle Ollerías de la capital, y la emblemática Sala Alameda son ya habituales puntos de encuentro artístico, pero, además, el programa “Culturales 2006” está logrando arraigar en el corazón de los municipios la idea de una cultura absolutamente necesaria. O, dicho de otro modo, una predilección por la cultura.

Fernando Centeno López
Diputado de Cultura y Educación
El maquinista de la generación - Málaga, octubre 2006
Volver a página principal
dpm-cultura.org