Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

×

El Caminito del Rey estrena un logotipo que resaltará el atractivo turístico y su valor histórico

Diputación de Málaga
Notas de prensa

El Caminito del Rey estrena un logotipo que resaltará el atractivo turístico y su valor histórico

La imagen corporativa, obra de la agencia malagueña El Cuartel, suscitó el consenso de los ayuntamientos de Álora, Ardales, Antequera y Valle de Abdalajís así como de la Diputación

El Caminito del Rey ya tiene imagen corporativa de cara a su próxima puesta en servicio, prevista para el primer trimestre de 2015. El logotipo aprobado es obra de la agencia malagueña El Cuartel, que ganó un proceso en el que han participado también otras cuatro empresas de diseño locales. La imagen elegida cuenta con el visto bueno de la Diputación de Málaga y de los alcaldes de Álora, Ardales, Antequera y Valle de Abdalajís.

Tras analizar diversas opciones y estudiar detenidamente cada propuesta, los representantes de las instituciones se decantaron por la opción que suscitaba más consenso. El logotipo elegido es el que mejor representa, en su opinión, el enclave del Caminito del Rey así como las posibilidades turísticas que ofrece tras su rehabilitación.

Este elemento fue determinante para escoger este diseño, que debía ser representativo de los municipios por los que discurre -Álora y Ardales- así como de las localidades limítrofes -Antequera y Valle de Abdalajís-.

El nuevo logotipo se ha confeccionado, según resalta El Cuartel, "aunando los tres elementos esenciales que conforman el imaginario del Caminito del Rey como lugar turístico, como capítulo de nuestra historia, y por supuesto, como marca. Dichos elementos son su reconocible estampa paisajística, la espectacular pasarela colgante, y el elemento icónico de la corona, que acompaña simbólicamente tanto al nombre como a la leyenda de este lugar".

Creatividad local

Durante el proceso de deliberación y debate, los integrantes ensalzaron la calidad y variedad de las propuestas recogidas, que son fruto de la creatividad de agencias locales. Todas demostraron una gran sensibilidad hacia el proyecto y un profundo conocimiento del paraje de El Chorro y el Desfiladero de los Gaitanes donde se enmarca el Caminito del Rey.

En la mayoría de los casos, este lugar sirvió de inspiración para los creativos, que desplegaron una gran variedad de alternativas de altísima calidad, tal como reconocieron los responsables de la elección final.

Tras decantarse por el diseño de El Cuartel, los promotores de este concurso  agradecieron su esfuerzo a las agencias implicadas a las que animaron a seguir participando en futuros proyectos relacionados con la promoción turística y cultural de la provincia.

El Cuartel es una agencia de publicidad y comunicación con sedes en Málaga y Madrid de referencia dentro del panorama creativo nacional. En noviembre ha sido nombrada una de las tres mejores agencias independientes de España en los Premios Control 2014 y Mejor Agencia del Año en los Premios Agripina de publicidad de Andalucía. El Cuartel pertenece, a su vez, a la primera red de agencias regionales de España denominada INRED.

Las obras

La rehabilitación del Caminito del Rey es una reivindicación histórica y una de las actuaciones más importantes acometidas por la Diputación de Málaga, que destina 2,3 millones de euros a las obras de un paraje que supondrá un revulsivo turístico y económico para todos los municipios de las comarcas del Guadalhorce y Antequera.

De hecho, el conjunto que forman el Caminito del Rey, la Gran Senda y la Senda Litoral, que toma el nombre promocional de El Gran Desafío 2015, será capaz de atraer por sí solo a 2,5 millones de turistas.

Los trabajos de rehabilitación del Caminito del Rey comenzaron el pasado 13 de marzo con una técnica similar a la que usaron los empleados de la Sociedad Hidroeléctrica del Chorro entre 1901 y 1905 para construir la pasarela, entonces un camino de servicio que adquiriría su nombre actual tras el recorrido de Alfonso XIII en 1921.

La obra no sólo afecta a los 1,2 kilómetros de la pasarela en el desfiladero sino a todo el recorrido, que tiene una longitud total de 4 kilómetros. Los trabajadores se cuelgan de la roca para anclar las maderas a la pared con piezas metálicas.

El proyecto incluye también la instalación de casetas de acceso en el inicio y el fin del recorrido para mejorar el control y garantizar la seguridad de los visitantes.